Publicado el 19/06/2017 - 07:00 Hs.

El martes será el “día D” para la continuidad de la aventura randazzista

El lanzamiento de Cristina Kirchner, que se producirá este martes en Arsenal, se sigue con atención dentro del espacio randazzista. Hay legisladores e intendentes preocupados por los “pisos” electorales que necesitan para renovar sus bancas y las encuestas no les dan demasiadas esperanzas.

Propios y extraños analizan por estas horas la continuidad de la “aventura” del randazzismo, que desafió al kirchnerismo en las primarias bajo la premisa -la ilusión- de que Cristina Fernández de Kirchner no sería de la partida. Pero, a la luz de los hechos de la última semana, esas esperanzas se evanecen y vuelven a surgir los cálculos.

Algunos intendentes del espacio anticipan que necesitarán hacer una elección formidable para sostener la gobernabilidad. En el mismo plan están varios legisladores que están lejos o en el mejor de los casos arañan el “piso” de votos que necesitan para renovar sus bancas. Algunos, de mucho peso.

Entre los intendentes, Juan Zabaleta, de Hurlingham, aparece más complicado. Hoy le responden 9 de los 20 concejales, con la salvedad de que cinco deben renovar. En 2015, cuando ganó la intendencia, logró cuatro bancas sacando el 37.7 por ciento de los votos. Aún repitiendo esa elección -con la dificultad de tener a CFK en frente-, estaría perdiendo un edil en el HCD.

Pero hay más: dos de los cuatro que no renuevan son kirchneristas. El presidente del Concejo, Martín Rodríguez, y la concejala Cecilia Saenz. ¿Negociará Zabaleta o se pintará la cara para ir a la guerra? Algunas versiones aseguran que lo primero, pero aún nada salió a la luz. En esa misma disyuntiva se vieron algunos de los intendentes que fueron dejando los agrupamientos rebeldes y se acomodaron nuevamente bajo el paraguas K.

José Ottavis lo dijo con claridad algunos días atrás. “No veo que sea un acompañamiento real el de los intendentes a CFK. Lo que yo veo es una especulación de tipo electoral”, declaró. Algo de eso hay.

El caso de los legisladores que responden a Randazzo no es menos complejo. Marcelo Feliú, vicepresidente primero de la Cámara de Diputados y referente del espacio en Bahía Blanca, necesita por lo menos el 9.1 por ciento de los votos para renovar su banca. Las encuestas más optimistas le dan 13 puntos por las suyas. Así que, si bien le provoca un daño al kirchnerismo, está muy justo para ingresar.

Más complicado está Gustavo Di Marzio, diputado por la sección capital y dirigente del Movimiento Evita. Si quisiera renovaro necesitaría por lo menos 17 por ciento de los votos, en un escenario en el que Cambiemos aparece fortalecido en todas las encuestas y Cristina no baja del 25.

En la cuarta, terruño de Randazzo y de Julián Domínguez, la mesa está servida, ¿para uno? Norberto García y Patricio García necesitan obtener el 20 por ciento para ingresar. Quien encabece la tendrá más fácil: el piso para colar uno es de 14.5 por ciento. (Infocielo)

Comentarios

Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de sus autores.
Norte Bonaerense se reserva el derecho de administrarlos.

Publicado en