Publicado el 11/01/2019 - 08:42 Hs.

La utopía y el rock

Las utopías también en el universo del rock han sido motivo y tema de un desarrollo conceptual

A lo largo del tiempo los filósofos comprometidos con un pensamiento crítico y revolucionariose inspiraron en una novela filosófica de Tomás Moroen la que narraba las condiciones de vida en una isla perdida llamada Utopía, caracterizadas por la abolición de la propiedad privada y de la intolerancia religiosa. Con el tiempo, el término utopía se aplicó, por extensión, no sólo a lo análogo, anterior o posterior, como “La República” dePlatóno “LaCiudad del Sol” deCampanella, sino también a todo ideal político, socio-económico o religioso de compleja o improbable realización. Comte afirmó que la utopía tiene la función de mejorar las instituciones políticas. Marx y Engels, por el contrario, condenaron como utopistas las formas que el socialismo tomó de Saint-Simon y Fourier, oponiéndoles el socialismo científico, que prevé la transformación del sistema capitalista en comunista, excluyendo cualquier previsión sobre la forma que tomar  la sociedad futura. Y Mannheim, en cambio, consideró que la utopía, en oposición a la ideología, está destinada a realizarse, y a la base de toda renovación social. 

Scorpions, banda alemana de hard rock, originada a comienzos de los '70, modificando reiteradamente su formación a lo largo del tiempo, y conquistando el mercado a partir de sus reconocidas baladas, coincidentemente con la caída del Muro de Berlín, en 1989, y la reunificación de Alemania, en el '90, graban, traducido en varios idiomas, un hoy consagrado himno sobre los vientos de cambio que a veces parecen querer soplar en el mundo, ya sea en Berlín, o en el Gorky Park de Moscú: “llevame a la magia del momento, de la gloria, donde los niños del mañana soñarán los cambios que vendrán... escuchando vientos nuevos...” 

Y siguiendo con las utopías, hace poco más de seis décadas, allá por 1957, se originaba en Liverpool una banda que cambió la historia de la música y del pensamiento, la que fuera liderada intelectualmente, por John Lennon. Su primera etapa se caracterizó por su simpleza e intransigencia, pero es tras su desvinculación de The Beatles que crece en profundidad su letra y se compromete su mensaje, donde redimensiona su papel de letrista para convertirse definitivamente en un pensador, seguramente uno de los más importantes de la historia del rock. A Lennon, a partir de 1971, se lo une indisolublemente a “Imagine”, verdadero himno que el mundo consideró como su obra sublime, en el que parece dejar su legado creativo, aunque en realidad nunca lo compusototalmente, ya que la idea original y parte de la letra son de Yoko Ono. “Imagina que no hay ningún paraíso. Es fácil si lo intentas. Ningún infierno bajo nosotros. Sobre nosotros sólo el cielo. Imagina a toda la gente viviendo al día. Imagina que no hay países. No es difícil hacerlo. Nada por lo que matar o morir. Tampoco ninguna religión. Imagina a toda la gente viviendo la vida en paz. Podrán decir que soy un soñador. Pero no soy el único. Espero que algún día te unas a nosotros, y el mundo será uno. Imagina que no hay posesiones. Me pregunto si podés”. Cinco años de paréntesis para criar a su hijo Sean lo devuelven a la escena mundial en la plenitud de su madurez intelectual y creativa, explicitando su mensaje esperanzado en la humanidad, necesitada del pacifismo y antirracismo que proclama, y descubriendo que “la vida es eso que te pasa mientras estás ocupado haciendo otros planes”. Y en diciembre del '80, tras su asesinato, el gran sueño terminó, y comenzaba una leyenda que no puede sintetizarse en “Imagine”, porque cuentan que ni siquiera la escribió, pero bien lo podría haber hecho, ya que gran parte de la idea original la extrajo de una publicación anterior de Yoko. “Imagina a toda la gente compartiendo todo el mundo. Ninguna necesidad por codicia o hambre. Una hermandad del hombre. Espero que algún día te unas a nosotros, y el mundo será uno”. 

Recordemos que, en general, utopía puede entenderse como una integración ideal y teorética de una situación política dada, buscando una rectificación que a menudo se reduce al plano de las aspiraciones, desvaneciéndose en una forma de evasión de la realidad propia. Pero también puede darse que la utopía resulte una fuerza transformadora de una voluntad de cambio que busque transitar a través de sus propias formas, pacifistas o violentas.

En “El camino de las utopías”, ese manifiesto casi gramsciano de Robe Iniesta, escribió, transgresoramente “Voy buscando lo que quiero. Averiguando, a mi manera, que no me gustan los maderos ni la gente con banderas, ni la Virgen María, ninguna ideología…”, e inspirado en Dylan, concluyendo: “Estoy buscando una respuesta que lleva el viento”. Respuestas existenciales que generalmente demoran en llegar. O que no llegan nunca.

A fines de la década del '60 Miguel Cantilo y Jorge Durietzconcibieron un dúo que sería estandarte de la rebeldía e insatisfacción de esa generación disconforme y reprimida por sucesivos gobiernos militares oscurantistas e intolerantes, y jugando con la ambigüedad de un nombre que alude al mismo tiempo a los apóstoles y a los protagónicos de los Picapiedras, Pedro y Pablo se constituyeron en los trovadores de aquel rock que inspiraba adhesiones y provocaba persecuciones a través de la protesta de un subgénero contestatario casi agotado. Y aunque el verdadero himno de Pedro y Pablofue “La marcha de la bronca”, con una innegable visión anticipatoria, se refieren a “La gente del futuro”, preguntándose, en clave de ironía: “¿Y dónde están ahora los geniales científicos? Inventando la bomba de rayos pacíficos…”

El rock siempre se embanderará tras utopías. Está en su esencia y en su mandato fundacional. Pero este mundo contemporáneo en el que vivimos las convirtieron, cada vez más, prácticamente en irrealizables. De cualquier modo, en cada ocasión que haya un rocker auténtico, saldrá aproclamarlas ydefenderlas con lo que mejor sabe: una guitarra, un micrófono, una canción. De eso se trata la lucha del rock.Y por ahí pasa.

Por Ernesto Edwards

Filósofo y periodista

@FILOROCKER

 

Escrito por: Ernesto Edwards

Comentarios

Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de sus autores.
Norte Bonaerense se reserva el derecho de administrarlos.

Publicado en