Publicado el 11/01/2019 - 07:00 Hs.

Misterioso crimen en las islas campanenses: una víctima, dos testimonios encontrados y ningún sospechoso

Según los familiares de Héctor Martínez, el relato de la principal testigo del asesinato no cierra y desmienten que haya sido un ajuste de cuentas. “A mi hermano lo quería todo el mundo”, dijo Emiliana Martínez a La Auténtica Defensa.

Héctor Martínez recibió un balazo el martes 11 de diciembre antes de la medianoche, el hecho tuvo lugar a una hora y media de navegación desde el puerto de Campana, en aguas de un canal secundario en el límite con San Fernando y que desemboca en el Paraná Guazú.

Las primeras declaraciones de la suegra de la victima, ambos navegaban en una canoa con motor hacia la casa de un vecino, señaló que alrededor de las 23:30 del martes 11, se les cruza una embarcación tipo “Trucker” con varios hombres a bordo.

Uno de los hombres dijo en voz alta, asegura el testimonio, “¿viste que te encontramos, la puta que te parió?”, al tiempo que se escuchó un disparo. La testigo, de quien no trascendió el nombre, dijo haberse tirado al agua en ese instante y haber nadado hasta la costa y una vez en tierra firme, se escondió en el monte hasta que aclaró y pudo ser auxiliada.

Incluso, se afirmó que una vez que la mujer logró radicar la denuncia, las autoridades lograron encontrar el cadáver flotando en el río Carabelas y al bote que lo transportaba atado a una raíz de sauce, en las inmediaciones del lugar.

La primera teoría se inclinaba hacia un “ajuste de cuentas”, ya que cuando fue hallado el cadáver de Martínez se encontraba con todas sus pertenencias y documentación, incluyendo unos mil pesos en su billetera.

En ese mismo sentido, una versión aseguraría que Martínez moraba en la isla “escampando de problemas” que había dejado atrás en una localidad de la provincia de Entre Ríos.

LA OTRA VERSIÓN

Los familiares de Héctor Martínez se contactaron con el medio campanense, para dar su propia versión de lo sucedido.

“Mi hermano creció en la isla y era una excelente persona, lo quería todo el mundo. Entonces, esa versión que vivía en la isla escapando de no sé qué, es totalmente falsa. Ningún ajuste de cuentas”, dijo Emiliana Martínez.

Emiliana señaló que existen otras imprecisiones en el relato, y sospecha de la actitud de la suegra de Martínez, que se llamaría Carla Galli y tendría unos 41 años.

“Primero, según lo que dice su propia hija, es su suegra, quien estaba alcoholizada, lo obliga a salir con la lancha, en plena noche, supuestamente a cobrar una cuenta de dinero. Él no quería, hasta que accedió. Luego, según el relato de ella, se le suben a la lancha para asaltarlos y es cuando ella se tira al agua, y pasa toda la noche perdida en el monte hasta que llega a la casa por la mañana. Cuando la novia de Héctor nos avisa lo sucedido, vamos a la isla a buscar a mi hermano y es mi propio padre quien lo encuentra con un disparo en el pecho, flotando boca abajo… Fue mi papá el que se encargó de llamar a la policía. Ahora, ¿cómo puede ser que mi hermano estaba desaparecido, nosotros buscándolo, y su suegra y su novia se fueron a una fiesta de la escuela en el Carabelas? Ni siquiera se dignaron a salir a buscarlo a mi hermano”.

De acuerdo a los dichos del padre de Martínez, la historia del asalto y posterior tiroteo estaría siendo puesta en duda, dado que esa noche no habría entrado ni salido ninguna otra lancha a ese sector “menos una tipo Truker, que se habría escuchado perfectamente”, señaló.

INFORME DE LA AUTÉNTICA DEFENSA

Comentarios

Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de sus autores.
Norte Bonaerense se reserva el derecho de administrarlos.

Publicado en

Localidad