Publicado el 12/07/2018 - 13:09 Hs.

Ramallo: Violento y millonario robo en una talabartería

Tres delincuentes fuertemente armados robaron en las últimas horas del martes en este comercio ubicado en Cuartel V de Ramallo. Se llevaron dinero en efectivo, anillos de oro, mercadería y los teléfonos celulares de las siete personas que fueron tomadas como rehenes mientras perpetraban el hecho. “Nos decían que si no les dábamos la plata nos mataban”, contó Daniel Ponte propietario del lugar.

En las últimas horas de la tarde del martes, tres delincuentes armados y con sus rostros descubiertos, protagonizaron un violento robo en la Talabartería “Los Nogales”, que se encuentra ubicada en plena zona rural a un par de kilómetros del camino de la costa. En el lugar se encontraban sus propietarios, un proveedor de mercadería y dos clientes, que fueron sorprendidos por los tres violentos ladrones que aparecieron imprevistamente en el local. Posteriormente sumaron al grupo a dos sobrinos de los dueños del comercio, chicos de 13 y 15 años, que viven en una casa cercana al comercio. A todos los hicieron acostar en el piso mientras los insultaban, les pegaban y les pedían la plata y los dólares. “Dame los dólares si no queres que los mate a todos”, les gritaban ante el miedo generalizado, según comentó ante EL NORTE, Daniel Ponte.

“En el local estábamos nosotros, una pareja que estaban comprando y un proveedor que había venido desde Entre Ríos. Imprevistamente ingresaron a los gritos los tres ladrones, nos amenazaron con sus armas, y nos tiraron al piso mientras nos pegaban. Cuando se dieron cuenta que en la casa que se encuentra pegada al negocio había gente se fueron hacia allí y se trajeron a los dos hijos de mi cuñado que estaban solos. Ahí ya nos tuvieron a los siete indefensos con nuestras caras contra el piso, a mi me hirieron la cabeza de un culatazo y a uno de mis sobrinos también lo lastimaron, y nos amenazaban que si no les dábamos lo que querían nos mataban”, comentó Ponte.

El calvario se extendió durante unos 45  minutos, que para las víctimas fueron horas. “Los tipos nos decían que estaban al tanto que en la casa había plata y dólares, que querían todo lo que teníamos porque si no nos mataban. Le dimos unos ochenta mil pesos que había en la caja para pagar a los proveedores, pero no les alcanzaba y pedían más. Mi mujer les dijo que se llevaran la mercadería, pero ellos insistían que no querían eso. Después a ella le sacaron dos anillos de oro, uno no le salía del dedo y casi se lo cortan para sacárselo, y también se llevaron los celulares de las siete personas que estábamos allí”, contó luego.

 

Fuga

Ninguna de las personas que fueron tomadas como rehenes pudieron ver cómo llegaron los delincuentes al lugar, pero escucharon el ruido del motor de un auto que arrancó en el mismo momento que estas personas se daban a la fuga a bordo de una camioneta Toyota Hilux perteneciente a los ocasionales clientes: “Cuando se dieron cuenta que no se iban a poder llevar más que los ochenta mil pesos que ya les habíamos dado empezaron a cargar mercadería en la caja de la camioneta del cliente. Más que nada se llevaron cuchillos, equipos de caballo, rastras y otros elementos de ese tipo. Todavía no hicimos bien los números, pero creemos que fueron unos quinientos mil pesos en mercadería. Cuando cargaron todo en la caja nos amenazaron nuevamente, nos pidieron que no nos movamos por un rato y se dieron a la fuga”, informó Ponte.

El hecho fue caratulado como “Robo Agravado” y tomaron intervención personal de la comisaría Segunda de Villa Ramallo, DDI Local y de Patrulla Rural.

 

Los delincuentes ingresaron por la puerta principal del local y durante 45 minutos les hicieron vivir un verdadero calvario a quienes estaban en el lugar.

 

“Fueron 45 minutos donde nos insultaron, nos lastimaron con los revólveres y nos amenazaban que si no les dábamos toda la plata nos iban a matar. Creo que todos agachábamos la cabeza esperando que nos hicieran algo y rezando para que no nos maten. Después que pasó todo, hablábamos con mi señora que tenemos que estar contentos de seguir vivos y habrá que trabajar más que antes para recuperarnos. Nos llevaron el esfuerzo de quince años de trabajo, pero lo material va y viene”.

“Eran tres tipos de no más de 30 años, que estaban muy nerviosos y en todo momento nos decían que sabían que teníamos plata y dólares. Creo que esperaban llevarse más dinero y cuando se dieron cuenta que no teníamos más que eso decidieron llevarse la mercadería. Ellos se fueron en la camioneta del cliente, pero creemos que los estaban esperando en otro vehículo porque nos pareció haber escuchado el ruido de otro motor en el momento de la huida”.

.http://www.diarioelnorte.com.ar

Comentarios

Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de sus autores.
Norte Bonaerense se reserva el derecho de administrarlos.

Publicado en

Localidad