Defectos en los aromas

La nota anterior hablamos sobre los tipos y familias de aromas, para no confundirnos a la hora de elegir o calificar un vino existen diversos olores que debido a sus características nos alertan sobre el mal estado, defecto o mala elaboración de un vino, por lo general son aromas químicos desagradables, que provocan un rechazo prácticamente automático (algunos se manifiestan en forma temporal y luego desaparecen) vamos a enumerar los más frecuentes y más fáciles de encontrar.
  • Acidez volátil: es el típico aroma a vinagre, aparece en aquellos vinos que quedan mal cerrados o expuestos a oxigeno durante mucho tiempo, su referente químico es el acetato de etilo.
  • Oxidación: generalmente se produce durante la estadía en barricas cuando hay un excesivo intercambio de oxigeno a través de los poros de la barrica, su referente químico es el acetaldehído y es típico del Jerez.
  • Sulfuroso: está dado por el exceso de anhídrido sulfuroso que se emplea como antiséptico durante la elaboración, cuando olemos el vino, notamos una irritación en las fosas nasales, provocando picazón en la parte superior de la nariz.
  • Sulfhídrico: es un típico aroma a reducción, se forma durante la fermentación, y generalmente desaparece instantes después de servirse el vino en la copa, huele a pelo de perro mojado, montura sudada o verdura podrida.
  • Brettanomyces: está dado por un hongo que ataca la madera vieja, entregándonos un olor a establo o a caballo.
  • Olor a corcho: es un aroma a sótano con humedad, a medias y a hongos, lo produce el TCA (Tricloro Anisole),lo podemos encontrarproveniente del corcho o a veces de la madera, suele percibirse en vinos blanco ligeros o rosados de baja graduación.

Estos fueron algunos de los defectos más comunes que encontramos en los vinos, la próxima salida hablaremos de algunos descriptores aromáticos de los vinos más conocidos.

Escrito por: Guillermo Fuentes Riva

Comentarios

Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de sus autores.
Norte Bonaerense se reserva el derecho de administrarlos.