EL EMBRUJO DE SHANGHAI

El embrujo de Shanghai es una estremecedora fabula sobre los sueños y las derrotas de niños y adultos, asfixiados todos por el aire gris de un presente desahuciado. En la Barcelona de la posguerra -ese espacio ya mitico donde transcurren todas las novelas de Marse-, el capitan Blay, con su cabeza vendada y sus suspicacias sobre los escapes de gas que estan a punto de hacer volar toda la ciudad, se pasea por el barrio sacudido aun por los estertores de la guerra perdida y acompañado por los espectros gimientes de sus hijos muertos. El pequeño Daniel le escolta a traves de aquellas calles postumas, en las que conocera a los hermanos Chacon, quienes custodian la verja de entrada de la casa en la que convalece Susana, una niña enferma de los pulmones, hija de la señora Anita, bella y ajada taquillera de cine, y de Forcat, un revolucionario, huido del pais y nimbado por el fulgor mitico de los furtivos. Pronto llegara a la casa un amigo y compañero de viaje de Forcat, que narrara a los niños la arriesgada aventura que el padre de la niña emprendio en Shanghai, enfrentado a nazis sanguinarios, pistoleros sin piedad y mujeres fatales que le salen al paso en los mas sordidos cabarets de la ciudad prohibida. Que, en definitiva, no quede claro si el heroe vivio o no de verdad las peripecias que se le atribuyen poco importa, pues mientras tanto nace ante los ojos del lector una estupenda novela de aventuras, con todos los alicientes del genero. De ahi que el embrujo no se encuentre tanto en la presentacion de la vida real como en la de la imaginada, tal vez la unica vida verdadera. Dueño mas que nunca de una extraordinaria fuerza evocadora y de un estilo deslumbrante, pero engastado en una prosa transparente y a un tiempo hipnotica, Juan Marse construye aqui lo que es sin duda una de las obras maestras de las narrativas europeas de finales del siglo XX.

Editorial: 
LUMEN
Autor: 
JUAN MARSE
ISBN: 
9788484504719

Comentarios

Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de sus autores.
Norte Bonaerense se reserva el derecho de administrarlos.