Los jesuitas fueron expulsados de la ciudad de Córdoba por orden del rey de España.

En el lapso comprendido entre 1599, año de su llegada a Córdoba, y 1767, cuando se produjo la expulsión de la orden por el rey Carlos III de España, los jesuitasestablecieron un sistema cultural y social que marcó el desarrollo de la provincia.