Se producía la Matanza de San Valentín.

En Chicago, Estados Unidos, la "North Side Gang" (pandilla del lado norte) se encontraba reunida cerrando algunos negocios en momentos en que la Ley Seca provocó la aparición de varias bandas de este estilo, deseosas de quedarse con el negocio clandestino de la venta de alcohol. Sin embargo, de dos patrulleros bajaron tres policías y dos personas de civil. Pese a que los mafiosos aseguraron que la plata para liberar la zona ya estaba entregada, hicieron poner a los siete de espaldas contra la pared. Así, comenzó una lluvia de plomo contra ellos. Los uniformados, en realidad, eran miembros de la banda de Al Capone, carismático hasta entonces, pero con quien se produjo un quiebre desde ese hecho.