Publicado el 15/05/2019 - 14:05 Hs.

Alabama prohíbe el aborto sin excepciones por violación o incesto

Los estados conservadores quieren llegar al Tribunal Supremo para intentar que ilegalice el aborto en todo EE.UU.

La ofensiva de los estados conservadores contra el aborto ha alcanzado hoy un nuevo récord con la aprobación por parte del Senado de Alabama de la ley más restrictiva de Estados Unidos, que prohíbe virtualmente todo tipo de irrupciones voluntarias del embarazo, incluso en casos de violación o incesto. Sólo se permiten en caso de que sea necesario para salvar la vida de la madre y castiga con hasta 99 años de cárcel a los médicos que violen la ley. 

La normativa de Alabama va más allá que las llamadas ‘leyes del latido’ aprobadas en los últimos meses en otros estados conservadores del sur y medio Oeste de Estados Unidos pero cumple el mismo propósito que prohibir abortar desde las seis semanas de embarazo, un plazo en el que muchas mujeres ni saben que están embarazadas: elevar el asunto hasta el Tribunal Supremo con la esperanza de que su nueva mayoría conservadora dé marcha atrás en la decisión de 1973 de legalizar el aborto a raíz del paradigmático caso ‘Roe vs. Wade’. 

Un no nacido es una persona que merece amor y protección”

Terri Collins, legislador republicano

Los impulsores de la ley antiaborto de Alabama —pendiente sólo de la firma del gobernador, Kay Ivey, que se ha mostrado a favor de la medida— no ocultan sus intenciones. “Esta ley quiere impugnar ‘Roe vs. Wade’ y proteger las vidas de los no nacidos, porque un no nacido es una persona que merece amor y protección”, ha dicho el legislador republicano Terri Collins, ponente de la ley. El Senado de Alabama no ha hecho sino “expresar la voluntad de la gente, que es proteger la santidad de la vida”, ha celebrado por su parte el líder de la mayoría republicana en la cámara, Greg Reed. 

La ley salió adelante por 25 votos a favor y 6 en contra, después de cuatro horas de debate sobre el derecho del gobierno a decidir sobre el cuerpo de una mujer que se inició con advertencias sobre el riesgo de “ocupar el lugar de Dios” permitiendo interrumpir un embarazo. La enmienda presentada por los demócratas para autorizar el aborto en los supuestos de violación o incesto fue rechazada tras obtener 11 votos a favor y 21 en contra. “Si es una vida, no puede haber excepciones”, sostiene el vicegobernador del estado, Will Ainsworth.

Tampoco salieron adelante las enmiendas propuestas por la demócrata Vivian Davis Figures para ampliar la cobertura sanitaria, hacer correr con los posibles costes legales de defender la medida en los tribunales a quienes votaran a favor o ilegalizar las vasectomías, para que no sólo se legisle sobre el cuerpo de la mujer. “Sólo me gustaría decir una cosa a las mujeres de Alabama, ‘lo siento’”, ha dicho tras el voto Bobby Singleton, jefe de la oposición demócrata en el Senado estatal.

La aprobación de la ley antiaborto en Alabama llega pocos días después de que el gobernador de Georgia , el republicano Brian Kemp, firmara otra ‘ley del latido’ para restringir al máximo el aborto. Los estados más progresistas han reaccionado a esta ola conservadora aprobando leyes más favorables, como posible contrapeso en caso de que la discusión vuelva al Supremo, cuatro décadas después de supuestamente zanjarla. 

Los grupos antiaborto pretenden llevar la cuestión al Supremo

“Con un número récord de prohibiciones extremas sobre el aborto y el juez Brett Kavanaugh en la Corte Suprema, nuestro derecho fundamental a la atención médica está bajo ataque como nunca antes. Haremos lo que sea necesario para detener esta ley tan peligrosa para que pacientes puedan continuar recibiendo la atención que necesitan”, afirma Leana Wen, presidenta de Planned Parenthood Action Fund, una organización a favor de los derechos reproductivos. 

La ley de Alabama puede acabar siendo el detonante que los grupos antiaborto buscaban para llevar el tema de vuelta al Supremo. La sección local de Unión Americana de Derechos Civiles ha anunciado que se unirán a Planned Parenthood para denunciar la ley ante los tribunales en cuestión de semanas en caso de que sea firmada por el gobernador y entre en vigor, lo que teóricamente ocurriría seis meses después. 

“No pertenezco a Alabama”, se leía en algunos carteles de las mujeres que, vestidas de rojo, como en El cuento de la criada, han acudido al Senado para protestar. “¿Cómo podemos decir que es un ‘futuro distópico’ cuando está ocurriendo en Alabama, Goergia, Kentucky, Mississippi, Ohio…?”, se pregunta el dibujante Rob Rogers en una viñeta publicada esta semana.

¿Cómo podemos decir que es un ‘futuro distópico’ cuando está ocurriendo en Alabama, Goergia, Kentucky, Mississippi, Ohio…?”

 

Comentarios

Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de sus autores.
Norte Bonaerense se reserva el derecho de administrarlos.

Publicado en

Localidad