Publicado el 22/09/2020 - 07:00 Hs.

Ante el aumento de casos de Covid-19, sostienen que Pergamino necesita una fuerte campaña de concientización

La curva del coronavirus asciende. Podríamos estar en pico, o todavía no. Un cambio de escenario como el que hemos tenido, requiere una nueva respuesta. “En medicina cuando perdiste la prevención y llegaste a la atención, ya es tarde. El Estado tiene que recordar a la gente que no se puede aflojar ni relajar”, advirtió la médica Inés Larramendy.

“Caballero, ¿se le cayó el barbijo o la nariz se le subió?”, dice Gabriel Dellagiustina, agente de la Guardia Urbana Municipal de Rosario, con un megáfono en boca en los parques de Rosario.
En un contexto difícil, este empleado municipal rosarino halló una forma muy particular de lograr concitar la atención hacia el cumplimiento de las recomendaciones vigentes y por todos conocidas: vociferando consejos a los transeúntes y automovilistas advirtiéndoles sobre algunas faltas. Sí, repitiendo lo que todos sabemos, así de sencillo. Tan simple que parece que no hiciera falta pero, en una sociedad tan desapegada a las reglas, sí hace falta. Vaya por caso que si bien las sendas peatonales implican mundialmente la detención del vehículo (y en muchos países con eso basta), en nuestro país si no existieran semáforos sería una masacre diaria. Es decir, sobre lo escrito, dicho y repetido, hay que insistir, remanir e instalar mecanismos disuasivos, más cuando en ello va una cuestión sanitaria.
“Son seis meses de cuarentena. La gente está cansada de que la controlen y nosotros cansados de controlar”, dice el agente Gabriel con absoluta razón, dándole un baño de realidad a controlados y controladores. Pero lo hace de un modo simpático, cordial y respetuoso, y por eso la gente le responde con una sonrisa, además de hacerle caso, que es al fin lo más importante. Una presencia, una palabra, basta activar lo que se deja de lado.
La agria labor de este inspector municipal de 55 años, como ya se explicó, no es de contralora ni acusadora: educa, disuade, concientiza, informa, recuerda las normativas vigentes implementadas por el Gobierno de Rosario.
Este botón tal vez alcance para muestra. Aunque también pueden recordarse acciones como la colocación de barbijos en estatuas emblemáticas de la provincia de Santa Fe en el marco de una campaña de prevención y comunicación para prevenir los efectos de la pandemia de Covid-19. O en la costanera rosarina y en las plazas porteñas la implementación de círculos pintados sobre el césped distanciados entre sí.
En Pergamino, ante el aumento diario de casos positivos de Covid-19 y el fallecimiento de una decena de vecinos; ante la cantidad de personas que circulan sin barbijo o lo utilizan indebidamente; ante las reuniones en lugares públicos de grupos que no cumplen con el distanciamiento de dos metros; ante la presencia de personas que abusan de los permisos para ejercitarse y caminan o corren en grupo, ¿el Municipio de Pergamino no puede llevar acciones de este tipo, preventivas y disuasivas para no seguir lamentando muertes?, ¿están a su alcance operativo?, ¿existen intenciones de hacerlo o la actitud pasiva es una decisión política?
Si puertas adentro es responsabilidad de cada uno tomar medidas preventivas respecto del Covid-19, puertas afuera es del Estado; si en la calle o en los espacios públicos una persona pone en riesgo la salud y la vida del resto de la población, el Estado debe ocuparse de gobernar y hacer que se cumplan las disposiciones que implementó para combatir el virus en los últimos seis meses. Si puede haber promotoras de la salud caminando puerta a puerta con instrucciones preventivas para el dengue, podría hacerse lo propio con el coronavirus, que es por estas horas el factótum de salud. Si hay cuadrillas que circulan en móviles con distintos fines (seguridad, mantenimiento) lo extraordinario del momento, ¿no amerita que también sean agentes de concientización, con megáfonos activos y sirenas de alerta ante el infractor? Si hay dependencias con agentes que hoy no pueden realizar su trabajo, ¿no podrían estar reasignados a esta función y colaborar con su presencia en espacios públicos y horas pico de circulación? Que al fin y al cabo, no son tantos ni tantas.

https://www.laopinionpergamino.com.ar/

Comentarios

Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de sus autores.
Norte Bonaerense se reserva el derecho de administrarlos.

Publicado en

Localidad