Publicado el 31/01/2020 - 08:11 Hs.

Castaneda y el rock

Carlos Castaneda fue un destacado, polémico y controvertido antropólogo latinoamericano que influyó notoriamente en algunos reconocidos artistas contemporáneos. También en el rock.

Por estos días se habla y escribe mucho sobre la vida y obra de Luis Alberto Spinetta. Sobran los motivos. Abundan notas, entrevistas y biografías varias. Erróneamente se cree que fue prácticamente el único influenciado en sus trabajos, en sus letras, en sus canciones, por el famoso escritor Carlos Castaneda, venerado por algunos y enfrentado por otros. Tal creencia no se sustenta en hechos reales. O por lo menos es un dato incompleto. Un listado encabezado por John Lennon, Jim Morrison, Carlos Santana, Jon Anderson, bandas como The Cramps, entre otras, y hasta nuestro Chizzo Napoli, líder de La Renga, han abrevado en esta fuente. Veámoslo con más detalle.

Precisemos (si es que resulta posible) que Castaneda, un ícono de la contracultura sesentista, fue un antropólogo mejicano (de origen brasileño, o quizás peruano) nacionalizado estadounidense que cobró fama como escritor, no tanto como difusor de la Antropología sino más bien como autor de lo que para muchos es género ficcional pseudo autobiográfico. O, simplemente, fue un apologista y sistematizador del consumo del peyote a través de un personaje inventado, como sería el shamán Don Juan. Aunque tal vez haya sido mucho más que eso, y se haya aproximado a la revelación de algunos misterios de la existencia, a través de algunas de las propuestas que se derivan de sus textos, como mover el punto de encaje de la conciencia, quizás inspirado en la Escuela de la Gestalt o en el filósofo Jean-Paul Sartre. O si nos reconocemos como guerreros o como ensoñadores. Éstos tratando de controlar sus sueños para intentar viajar a otros planos de conciencia. Pero necesitando de un guerrero que aceche y los pueda guiar en el tránsito por el mundo real.

En 1980 Luis Alberto Spinetta origina Spinetta Jade, banda de jazz - fussion con una temática inspirada en el misterioso antropólogo Carlos Castaneda, de cuyos relatos surgieron las letras del álbum “Alma de diamante”, de 1980, basado en “Las enseñanzas de Don Juan” (1968), “Una realidad aparte” (1971), “Relatos de poder” (1973), y “Viaje a Ixtlán” (1975), que narran la iniciación de Castaneda por el brujo yaqui Juan Matus (de quien muchos suponen que nunca existió), aprendiendo que las plantas alucinógenas son un apoyo de la meditación sólo para el principiante, que es preciso borrar la historia personal porque eso nos libera de la carga de los pensamientos ajenos, que debemos aprender a mirar nuestras manos mientras soñamos, que es preciso no creer que tendremos mucho tiempo en este mundo, y que deberíamos tomar a la muerte como consejera. En la canción “Alma de Diamante” Spinetta canta en clave de hermético iniciado, casi como en una revelación mística: “Ven a mí con tu dulce luz, alma de diamante. Y aunque el sol se nuble después, sos alma de diamante. Cielo o piel, silencio o verdad, sos alma de diamante. Por eso ven así, con la humanidad, Alma de diamante. Aunque tu corazón recircule, siga de paso o venga, pretenda volar con las manos, sueñe despierto o duerma, o beba el elixir de la eternidad, sos alma de diamante. Alma de diamante. Bien aquí o en el más allá, sos alma de diamante. Y aunque este mismo sol se nuble después, sos alma de diamante”.

Jon Anderson, otrora fundador de la banda británica de rock sinfónico Yes, siempre hizo pública su admiración por Castaneda. En 1996 editó “Toltec”, un disco conceptual organizado en tres partes que narra el viaje de un pueblo de cultura ancestral en búsqueda de la armonía entre cuerpo y espíritu, y del acceso al conocimiento universal. Ideas éstas que ya habían sido adelantadas en un anterior registro, de 1976: su disco debut como solista “Olias of Sunhillow”. 

La influencia de Carlos Castaneda en la música tiene su vínculo más cercano con los argentinos de La Renga, especialmente en su líder Chizzo Napoli, y sobre todo en el álbum “Despedazado por mil partes” (1996). Y especialmente con algunas de sus canciones. Como en “Cuando vendrán”, al escribir “Es que la muerte está tan segura de vencer, que nos da toda una vida de ventaja. Cuando el mundo no tiene respuesta o se vuelve incomprensible recuerda que un guerrero toma todo como un desafío”. En la misma dirección que lo que escribía Castaneda en “Viaje a Ixtlán”, al afirmar que la muerte es la única consejera sabia que tenemos, a la que deberíamos interrogar si nos enfrentamos a una situación límite. También “Paja brava” es una clara alusión a aquellas hierbas alucinógenas a las que apelan algunos de estos brujos para aproximarse a la percepción de una realidad alternativa. “Psilocybe Mexicana” no requiere grandes aclaraciones. Con “El viento que todo empuja” se aproxima al reconocimiento del viento como una fuerza natural que nos supera. En “Hablando de la libertad”, si se relee a Castaneda también puede apreciarse la proximidad con “Las enseñanzas de Don Juan”. Y por si todo fuera poco, La Renga edita en 2000 “La esquina del Infinito”, validando el mismo concepto casi inefable de Juan Matus como aquella especie de Alfa y Omega de la vida misma.

Es recordada la entrevista que le realizara la revista Playboy a John Lennon, a comienzos de 1980, en la que reconocía que Yoko Ono era su Don Juan y él, su aprendiz. “Yo soy el alumno y ella mi mentora, quien sabe todo… ¡Estoy casado con el mismísimo Don Juan!”

Carlos Santana, el eximio y prolífico guitarrista que brillara en el Woodstock original de 1969 (justo un año después de la edición de “Las enseñanzas de Don Juan”), tiene una discografía que habla por sí sola en cuanto a posibles influencias recibidas de parte de Castaneda. En 1985 lo traslucía con “Más allá de las apariencias”. “Shamán” (2002) también lo dice todo.

Jim Morrison, que precedió temporalmente a Castaneda en cuanto a la publicación de sus libros, sin embargo siendo californiano y contemporáneo del escritor, y un ávido e inteligente lector, tuvo conocimiento de su obra, a tal punto que el Rey Lagarto comenzó a caracterizarse, en sus shows, por lo que se conoció como el baile del shamán (algo que tiempo después reproducirían, por motivos quizás diferentes, Carlos Solari y Axl Rose). Otro protagonista más de la cultura rock emparentado con Carlos Castaneda.

No es un dato menor que en Perú existió una banda de hard rock, oscura e hipnótica, llamada Don Juan Matus, que con su disco de estudio “Rituales paganos” (2008) alimentó el mito y el misterio de no presentarse en vivo.

Como sea, Carlos Castaneda fue un escritor contemporáneo que influyó a numerosos rockers, y aunque seguirá siendo un personaje que genere controversias, lo importante es que cada uno saque sus propias conclusiones. Desde esta columna, nada más recomendable que intentar percibir la realidad tal cual es, sin la innecesaria intermediación de ninguna sustancia.

 

Por Ernesto Edwards

Filósofo y periodista

@FILOROCKER

Escrito por: Ernesto Edwards

Comentarios

Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de sus autores.
Norte Bonaerense se reserva el derecho de administrarlos.

Publicado en