Publicado el 17/11/2016 - 08:19 Hs.

¿Corrupción en la administración provincial? El hombre del dragón, cara a cara con la Justicia

Llegó el momento de hablar. Después de la conmoción generada el 14 de septiembre, el fiscal Álvaro Garganta le tomará declaración a Walter Carbone, ex DGA de la Jefatura de Gabinete de la Provincia y dueño de una escultura de un dragón que en su interior contenía una caja fuerte.

Carbone, conocido como “El hombre del dragón”, deberá hablar entre otras cosas de aquel día en el que le secuestraran un monumento de hierro con la forma de esa criatura alada en su casa ubicada en el country Abril (Hudson, partido de Berazategui).

Vale destacar que Carbone y su exjefe, el entonces titular de la Jefatura de Gabinete, Alberto Pérez, están imputados por el delito de lavado de activos, luego de una denuncia radicada en junio pasado por la legisladora de Cambiemos, Elisa Carrió.

En la presentación, según Lilita, durante el gobierno de Daniel Scioli, se realizaron millonarios fraudes con distintas “cajas” de la administración estatal. “Hubo una estructura ilícita de vaciamiento efectuado en diversas reparticiones”, explicó Carrió.

En cuanto a Carbone, según informa Hoy, Garganta tiene una suma de elementos que lo complican. El exsubsecretario fue el que se benefició con el cobro en efectivo de más de $10.700.000 durante 2014 y 2015, luego de órdenes de pago avaladas por Alberto Pérez en 25 expedientes respaldados con facturas apócrifas.

Garganta también quiere saber porqué, apenas unos días después de hacerse de dos de las órdenes de pago extrapresupuestarias, el imputado efectuó una extracción bancaria en efectivo, desde su cuenta bancaria personal, cuyo monto, $608.000, mantiene una relación de equivalencia con el otorgado en las órdenes de pago por $600.000.

Sobre “El hombre del dragón” pesa, además, la firme sospecha de que era el responsable de conformar todas y cada una de las boletas que se constataron luego como truchas.

Para el fiscal es inadmisible que Carbone ignorase que las facturas presentadas incumplían con las exigencias mínimas de la AFIP, como la determinación de los precios unitarios.

A la hora de defenderse, el ex funcionario de DOS, había dicho que "es una caja de seguridad que estaba en posesión de mi familia desde hacía mucho tiempo; la caja cumplió diferentes usos en los distintos negocios familiares que tuvimos con mi padre, mi madre y hermanos".

"Fue trasladada al taller de Leandro Campos a fines de 2015. La llevé para que la interviniera artísticamente, ya que él trabaja con hierro y me había pedido algo para regalarme una obra; podría haber sido una bicicleta vieja o una heladera en desuso, y me hubiese evitado problemas como el del otro día", aseguró Carbone.

Dijo a su vez que "cuando me enteré del allanamiento me acerqué a la casa y me mostraron la orden, donde decía que venían a buscar documentación dentro de una caja de seguridad desproporcionada para una casa de familia; por lo tanto, sabían perfectamente lo que venían a hacer".

"Es una escultura, que es en definitiva lo único que se llevaron, dado que el acta final de allanamiento que firmé habla de una obra de arte entre cuyas partes había una caja de hierro", aseveró.

"Se la llevaron desarmada exactamente de la misma manera en que la ingresamos con el artista el viernes 10 de junio de 2016, a la vista de todo el mundo; y, como es de público conocimiento, no encontraron absolutamente nada.", dijo el ex funcionario en una entrevista. (La Tecla)

Comentarios

Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de sus autores.
Norte Bonaerense se reserva el derecho de administrarlos.

Publicado en

Localidad