Publicado el 13/12/2020 - 13:00 Hs.

El CUC dejará de circular en Cuba el 1 de enero

La unificación monetaria, que tardó siete años en concretarse, es una de las principales tareas pendientes dentro de las reformas económicas impulsadas desde hace una década por Raúl Castro.

Cuba iniciará su proceso de unificación monetaria y dictará el próximo 1 de enero la salida de circulación del peso convertible (CUC) -paritario con el dólar-, lo que dejará como única moneda oficial del país al peso cubano (CUP), con una tasa única oficial de conversión de 24 pesos por dólar.

El anuncio, que pone fin a meses de especulaciones sobre el día en que desaparecería el CUC y sobre la nueva tasa de cambio del CUP, lo realizó en la televisión estatal el presidente del país, Miguel Díaz-Canel, acompañado por el exmandatario y líder del Partido Comunista de Cuba, Raúl Castro.

“Reiteramos la trascendencia e importancia de esta tarea que pondrá al país en mejores condiciones para llevar a cabo las transformaciones que demanda la actualización de nuestro modelo económico y social sobre la base de garantizar a todos los cubanos la mayor igualdad de derechos y oportunidades”, destacó Díaz-Canel.

Una tarea pendiente

La unificación monetaria, que tardó siete años en concretarse, es una de las principales tareas pendientes dentro de las reformas económicas impulsadas desde hace una década por Raúl Castro.

Renombrada oficialmente como “tarea de ordenamiento”, consiste en la desaparición del CUC, creado en 1994, y el establecimiento de una sola tasa de cambio, que en el sector estatal hasta ahora es paritaria entre CUP, CUC y dólar (1:1:1), mientras para el público general es de 25 CUP por cada CUC o dólar.

Esta multiplicidad cambiaria distorsionó durante años la contabilidad de las empresas estatales, donde el CUP y el CUC se fusionan como uno solo en los libros de cuentas, lo cual dificulta, entre otras cosas, determinar el estado real de la centralizada economía cubana.

A partir de octubre pasado, el gobierno de Cuba comenzó a informar frecuentemente sobre la unificación y el paquete de medidas conjuntas, un hecho que aumentó las especulaciones y provocó que cientos de cubanos acudieran a los bancos y casas de cambio para deshacerse de los CUC, que se devaluaron en el mercado informal.

En un principio las autoridades habían adelantado que a partir del “día cero” existirá un plazo de seis meses durante el que las personas podrán cambiar el CUC en tiendas y bancos.

El último anuncio de una tasa única de 24 pesos cubanos por dólar terminó de desestimar los pronósticos de una severa devaluación oficial de la moneda nacional, tema que preocupaba a la población porque temía que sus ahorros en CUP perdieran valor.

Este ordenamiento vendrá acompañado a su vez por una reforma salarial, de pensiones y la retirada de subsidios, si bien se mantendrán los precios centralizados para un reducido grupo de productos y servicios básicos, entre ellos el combustible, la electricidad o la leche infantil.

Sin soluciones mágicas y con riesgos

En su discurso, Díaz-Canel resaltó que el fin de la doble moneda no será “la solución mágica a todos los problemas” de la economía, pero “permitirá avanzar de manera más sólida”, en un contexto marcado por la crisis económica internacional, la Covid-19 y los efectos del bloqueo impuesto por Estados Unidos.

“La tarea no está exenta de riesgos. Uno de los principales es que se produzca una inflación mayor que la diseñada, debido al déficit de ofertas. Los precios abusivos y especulativos no se permitirán. Se enfrentarán socialmente con medidas de contención y severas sanciones para los incumplidores”, aseguró el presidente.

La eliminación de la doble moneda llega en un momento de fuerte tensión económica para el país, cuya situación financiera se agudizó por el freno del turismo, la crisis en su aliada Venezuela y la tardanza en actualizar su sistema centralizado.

El desabastecimiento y la incertidumbre han disparado los precios en el mercado negro, al tiempo que el gobierno busca dar batalla a la especulación y los acaparadores.

Una de las últimas estrategias oficiales ha sido la dolarización parcial de la economía, una solución que ha levantado polémica entre la gran mayoría de la población, sin acceso a remesas desde el extranjero.

Al final de su discurso, Díaz-Canel remarcó que serían “receptivos a los criterios de la población” y reiteró que “están creadas las condiciones que permiten asegurar que nadie quedará desamparado” en la isla.

Por Francisco D'Andrea

Fuente:pagina12.com.ar

Comentarios

Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de sus autores.
Norte Bonaerense se reserva el derecho de administrarlos.

Publicado en

Localidad