Publicado el 20/10/2020 - 07:00 Hs.

El Gobierno francés confirma que el profesor decapitado el viernes fue objeto de una fetua

«Vamos a tener que volver a poner el foco en el odio en Internet», ha reconocido el ministro del Interior, Gérald Darmanin

 

El gobierno francés ha decidido prohibir y disolver varias asociaciones musulmanas, considerando que su comportamiento es equiparable al lanzamiento de una fatua, entre el hostigamiento y la invitación al asesinato del profesor decapitado la tarde del viernes pasado en Conflans-Sainte-Honorine, en la periferia oeste de París.

El profesor Samuel Paty, fue «obviamente» objeto de una fetua --edicto religioso islámico-- que se difundió por Internet, según el ministro del Interior francés, Gérald Darmanin, que ha confirmado el inicio este lunes de operaciones policiales contra «decenas» de personas

Según las versiones más pacíficas de la legislación islámica, una fetua es una sentencia o decisión que proclama un muftí a una «cuestión jurídica». Muftí: «Jurisconsulto musulmán con autoridad pública, cuyas decisiones son consideradas como leyes». Sin embargo, es tradicional que cualquier musulmán puede autoproclamarse imán. Y esa auto proclamación le permite lanzar fetuas, según su propia concepción de la realidad.

En el caso del profesor decapitado el viernes pasado, el gobierno francés estima que tres organizaciones autorizadas, hasta hoy, acosaron reiteradamente a la víctima, degollada por un musulmán ruso/checheno que se creía llamado a cumplir, por su cuenta, la fetua difundida durante varios días, a través de las redes sociales.

Darmanin confirmó la próxima prohibición y disolución de tres asociaciones integristas: el Colectivo contra la islamofobia (CCI), Los Musulmanes (LM) y BarakaCity, una organización no gubernamental impregnada de islam comunitarista. Los servicios de inteligencia franceses estiman que esas tres asociaciones, bien conocidas, desde hace años, contribuyeron a difundir mensajes que pueden interpretarse como una fetua, directa o indirecta.

El CCI es una organización militante que ha tenido cierto eco, desde hace años, entre las izquierdas multiculturales. Denunciando la «islamofobia», real o presumida, el CCI ha contribuido a difundir mensajes de justicia que pueden interpretarse como llamamiento a tomarse «la justicia por su mano». En este caso, justicia aplicada con un cuchillo de carnicería, utilizado para degollar a un inocente.

LM es una organización «corporativa», cuya misión es defender su propia visión integrista de un islam que, a su modo de ver, «está por encima» de las leyes del Estado republicano. BarakaCity sigue el modelo de otras organizaciones de «solidaridad islámica», a través de un modelo comunitarista que defienden sus principios por encima de las leyes y organización del Estado. La prohibición definitiva de estas organizaciones deberá ser aprobada en un próximo consejo de ministros.

Juan Pedro Quiñonero/Corresponsal en París

Fuente:abc.es

Comentarios

Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de sus autores.
Norte Bonaerense se reserva el derecho de administrarlos.

Publicado en

Localidad