Publicado el 05/07/2019 - 06:24 Hs.

El Peronismo y el Rock

En 2019 se han cumplido 100 años del natalicio de Eva Duarte y 45 de la muerte de Juan Perón. El rock también se ha ocupado de ese fenómeno político llamado Peronismo.

Como sabemos, el Rock and Rolltiene su fecha fundacional en 1954, y lo que conocemos como Rock Nacionalse origina en 1965. Por lo tanto, en lo que fue el primer período de gobierno de Juan Domingo Perónen el poder, con sus dos presidencias entre 1946 y 1955, interrumpida la segunda ese mismo año por un golpe militar, era imposible vincularlos. Perón y el rock, en dicho tramo, no llegaron a conocerse. Años después, ya instalado en Puerta de Hierro, al norte de Madrid, el expresidente se relacionaría con Los Pekenikes, una banda del incipiente rock de España, a la que incluso les regalaría una Fender Stratocaster. Así empezó todo.

Luego del golpe militar sobrevendría un prolongado exilio de diecisiete años, hasta su regreso, a finales de 1972, en los cuales se originaría, desde la resistencia cultural e ideológica que provocó la proscripción y persecusión de este sector partidario y movimientista, un vínculo más estrecho con el rock, lo que propiciaría la aparición de autores locales que harían su propia lectura e interpretación del peronismo. También es cierto que las vanguardias de entonces se inclinaban más por las peñas folklóricas y las cuevas tangueras que por ritmos en otros compases. Pero de a poco, el rock se ganó su lugar, especialmente en la generación joven que empezaba a identificarse con un género de transgresión y resistencia, de contracultura y rebeldía, y de denuncia social.

Es vano hacer una exégesis de Perón, de Evita, y de todo el peronismo, si no se los ubica en su contexto histórico. Con un joven militar que viviría en la Italia de Mussolini, en una Europa de personalismos, nacionalismos y populismos. Y de grandes desigualdades sociales. En la Argentina eran los tiempos de la tiza y el carbón, pintando paredes con consignas revolucionarias y agitando en ambientes donde la explotaciónde la clase obrera venía de varias décadas atrás. No existían internet, ni las redes sociales, ni las fake news. Tampoco la televisión era masiva, por lo cual la difusión, la comunicación y la propaganda política respondían a otras reglas de juego que hoy nos parecerían incomprensibles. Y con categorías filosóficas, históricas y de la Ciencia Política que responden a ese particular momento. Así sobrevino un 17 de octubrepero también un 16 de septiembre.

Además debe considerarse el mesianismo de los militares de entonces, convencidos de estar destinados a ser los salvadores de la Patria. Tampoco serán comparables las distintas variantes y vertientes, cada una con sus respectivos representantes, que vinieron después. No serían lo mismo el camporismo que el breve tercer mandato de Perón. Ni el interregno de Isabel Martínez y el lopezrreguismo. Tampoco el menemato. Asimismo el interinato de Duhalde ni la presidencia de Kirchner. Ni la aparición de una profunda grieta entre argentinos a partir de las dos presidencias de Cristina Fernández. Irreconciliable fisura que no es otra que la que recorrió a los argentinos desde 1810, con expresiones diversas a lo largo del tiempo. En el medio, la cultura fue elaborando canales catárquicos que buscaron equilibrar las emociones con las reflexiones acerca de la historia comtemporánea que todos íbamos transitando. Entre tantos intelectuales y creadores de extracciones disímiles, desde el rock comenzaron a asomar la cabeza.

Con seguidores más habituados a apreciar “La Marcha Peronista”, los primeros tiempos del rock and roll no eran una atracción para el mundo político. También es cierto que el rock nunca tuvo una convivencia pacífica con la represión y la censura. La arquetípica Almendra de un joven e inspirado Luis Spinetta dio lugar a que Emilio Del Guerciograbara en 1970 “Camino difícil”, para decir: “Esta noche se ve más atrás,mis gritos, tus flores, es la libertad. ¿No ves que el tiempo se quedó a vivir? Compañero, toma mi fusil. Ven y abraza a tu General.¿No ves que el tiempo se quedó a vivir?” 

La aproximación más notable entre el peronismo y el rock se dio a pocos días del triunfo electoral del Frejuli, en marzo de 1973, cuando se organizó el fallido Festival del Triunfo Peronista, con unos cuantos grupos programados, aunque por desperfectos técnicos y una lluvia torrencial solo alcanzó a tocar un peronista confeso como Billy Bond junto aLa Pesada del Rock and Roll. 

En 1974 Piero, un por entonces conocido cantor de protesta, graba un álbum con canciones inspiradas en la dictadura de Onganía y Lanusse, datada entre 1966 y 1973, como “Que se vayan ellos” y “Para el Pueblo lo que es del Pueblo”, en la que exponía: “Libertad era un asunto mal manejado por tres. Libertad era almirante, general o brigadier”. 

En ocasión del filme argentino “Evita”, el realizador Eduardo Mignogna, con música del pionero Litto Nebbiacomponen “Quien quiera oir que oiga”, para denunciar: “Cuando no recordamos lo que nos pasa, nos puede suceder la misma cosa.Son esas mismas cosas que nos marginan, nos matan la memoria, nos queman las ideas, nos quitan las palabras. Si la historia la escriben los que ganan, eso quiere decir que hay otra historia:
la verdadera historia. Quien quiera oír que oiga”.

En “Giros” Fito Páezgraba “D. L. G.”, atribuido inicialmente a una alusión al dictador Galtieri. Tiempo después su autor aclaró que significaba “Día de Los Grones”, en clara referencia al desprecio que siempre padeció la clase trabajadora por parte de la oligarquía. 

El siempre polémico metalero Ricardo Iorio, a lo largo de toda su carrera, también se ha expresado. En “Ser humano junto a los míos”, desde Almafuerte afirma: “Hembra Eva Duarte, macho Juan Perón, dupla guerrera argentina.Hoy es al revés, todo va a contramano”. Y en “Orgullo argentino” se juega: “Cumpliendo un sueño de niño estoy,cantando el nombre de Juan Perón.Pues de mi tierra fue benefactor.Y no seré yo quien lo olvide”.

“El Tesoro de los Inocentes”, primer disco solista del Indio Solari, se lo dedicó a “La hermosa muchacha de Los Toldos”, pueblo natal de Eva Duarte. Sobre la misma también contó haber sido tenido en sus brazos cuando era un bebé. Y en “La oscuridad” la parafraseó escribiendo “Yo sé. Dejé jirones de mi vida aquí”.

Caso especialísimo es el grupo marplatense Científicos del Palo. En 2014 editan “La Histeria Argentina”, y en él incluyen canciones como “El génesis peronista”, “Cristo o Perón!”, y “La Jefa Espiritual”, en la que proclaman: “La mujer del General a los gorilas les cae mal. A la limosna del mayoral la cambia por ayuda social. El conducir es una ciencia, y Evita es la Providencia. Su fundación no hace beneficencia: dignifica la carencia”.En 2017 Científicos presentan la existencialista placa “Justicialista, Vol. 1”, con un título que los define ideológicamente.

Para el anecdotario quedarán “Avanti morocha” (Caballeros de la Quema) y “Arde la ciudad” (Mancha de Rolando), asociadas al período cristinista. También debe mencionarse “Evita”, la cuestionable pero mundialmente exitosa ópera rock con letras de Tim Ryce, que diera lugar a una adaptación cinematográfica, compuesta desde una visión que distorsiona la historia, aunque acuñando el hit “Don´t cry for me, Argentina”.

El rock, cuando se hace oficialista, deja de ser rock. Por su esencia y su mandato fundacional, deberá ser siempre opositor. Rebelarse y resistir. Protestar y denunciar. Es ser combativo y nunca complaciente. Por ello, también escribió capítulos de la historia argentina que incluyen, obviamente, siete décadas de peronismo. Aunque a la hora de analizarlo sigamos sin ponernos de acuerdo. 

Por Ernesto Edwards

   Filósofo y periodista

@FILOROCKER

Escrito por: Ernesto Edwards

Comentarios

Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de sus autores.
Norte Bonaerense se reserva el derecho de administrarlos.

Publicado en