Publicado el 28/10/2019 - 06:57 Hs.

En Wall Street esperan las primeras definiciones de Alberto Fernández

Ya con el desenlace de la elección presidencial que todos preveían, en Washington y en Wall Street ahora esperan las primeras definiciones del presidente electo, Alberto Fernández,

Para empezar a transformar la incertidumbre en certezas y responder la gran pregunta que se instaló en Estados Unidos desde las primarias presidenciales: si Fernández liderará un gobierno moderado o una versión "2.0" del gobierno de Cristina Kirchner.

Una de las definiciones por parte de Fernández que se esperan con mayor expectativa es quién será su primer ministro de Economía, que se encontrará con una hercúlea tarea. El primer frente: la laberíntica negociación con los bonistas y el Fondo Monetario Internacional ( FMI) por la deuda, atada al sendero de ajuste fiscal que elija el flamante mandatario.

Un informe de Fitch Solutions, que circuló antes de las elecciones, tocó la duda central que reina sobre el nuevo gobierno, y resumió una mirada que ganó envergadura en las últimas semanas. El trabajo de Fitch dice que el gobierno de Fernández muy probablemente tendrá una política económica más moderada, más pragmática que el de Cristina Kirchner, pero más laxa que el de Mauricio Macri. Y distingue un riesgo: que las "divisiones ideológicas" en el peronismo dificulten el diseño y la implementación de "un mix coherente de políticas", y eso termine complicando aún más la crisis.

"Fernández tiene un historial de respaldar políticas económicas más ortodoxas, y el equilibrio de poder dentro de su probable coalición de gobierno descansará en figuras moderadas", indicó el informe. "Pensamos que existe bajo respaldo para el regreso de un populismo al estilo de Kirchner", concluyó.

Así y todo, el temor ante un eventual retorno del kirchnerismo duro nunca terminó de irse del todo pese a los intentos del Frente de Todos por instalar la idea de que el presidente será Alberto Fernández, y no Cristina Kirchner, y de que su gobierno será moderado y pragmático. Un análisis indica que la Argentina ya no tiene margen para el populismo de antaño.

"Esperamos definiciones más precisas de la política económica de Fernández después de las elecciones", dijo Pilar Tavella, economista de Barclays.

"Esperamos que Fernández busque un equilibrio entre lo que es política y económicamente factible. El mensaje de las urnas oponiéndose al ajuste es bastante claro. Por otro lado, la viabilidad económica, en particular la falta de acceso al mercado para financiar un déficit primario mayor que el heredado, y el riesgo inflacionario que implicaría emitir impondrán algunos límites", agregó.

Por: Rafael Mathus Ruiz

Comentarios

Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de sus autores.
Norte Bonaerense se reserva el derecho de administrarlos.

Publicado en