Publicado el 03/08/2016 - 07:05 Hs.

Era el Hulk humano, ahora volvió a ser normal

Se inyectó tantas veces una sustancia en sus brazos que estuvieron a punto de amputárselos. Perdió sus músculos pero salvó su vida.

Un año atrás el mundo conoció la historia del brasileño Romario Dos Santos Alves (25), que quiso transformarse en el Hulk humano. Y para lograrlo, se inyectó cientos de dosis de Synthol (una mezcla de aceite mineral, analgésicos y alcohol) en sus bíceps.

Los músculos de sus brazos crecieron desproporcionadamente. Y logró su cometido de convertirse en el hombre verde. Pero nunca imaginó quesu imprudencia podía llevarlo a la muerte.

Los médicos le informaron que lo más factible es que tuvieran que amputarle los brazos. Cuenta lo que sintió: "Me inyecté la primera vez. Y una segunda. Y después se convirtió en una adicción. Si no me pinchaban un par de veces al día no podía vivir. Para mí era un placer, pero me estaba autodestruyendo. Era el gigantesco hombre verde, pero los brazos ya no me respondían y sentía dolores insoportables".

Continúa rememorando lo que sucedió un año atrás: "Recuerdo al médico diciéndome que tendrían que amputarme los brazos. Quiero que otras personas vean los riesgos. Pude haber muerto y todo porque quise músculos más grandes".

Alves contó cómo fue que comenzó la expansión de sus bíceps: "Fue después de ver a otros muchachos en el gimnasio. Quise imitarlos. No podía creer los músculos que tenían. Vi algunos hombres realmente grandes en el gimnasio con enormes brazos. Comencé a hacerme amigo de ellos. Me llevaron al synthol y me entusiasmé por los resultados. Perdí el control".

Al tiempo que estaba desesperado por seguir agregando químicos a su cuerpo, su salud mental se debilitaba. Su mujer le hizo un ultimátum: ella o el synthol. Recuerda el momento: "Fui hospitalizado en una clínica en el momento que mi esposa estaba embarazada de seis meses. Le hice pasar momentos oscuros". (Muy).

Comentarios

Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de sus autores.
Norte Bonaerense se reserva el derecho de administrarlos.

Publicado en