Publicado el 30/06/2020 - 07:00 Hs.

La UE no permitirá la entrada de turistas de EEUU, Rusia o Brasil pero apura hasta mañana la confección de la lista definitiva

Bruselas lanza un procedimiento escrito para que las capitales se pronuncien sobre la opción de autorizar la entrada únicamente de nacionales de 15 países de todos los continentes a partir del 1 julio, tras semanas de disputas sobre quién debería quedar fuera

En la mayoría de temas europeos espinosos es tan importante captar la foto con gran angular como leer la letra pequeña, pero en lo que respecta a la reapertura de las fronteras exteriores, lo que sucede es más bien lo contrario:según se acerca la fecha pactada, la del 1 de julio, se empieza a ver que la letra es muy grande y la imagen se va encogiendo.

Desde hace semanas, en Bruselas había un calendario en la cabeza: reabrir las fronteras interiores y el espacio de libre circulación el 15 de junio y las exteriores, para fuera de la UE, el 1 de julio. El primer objetivo se cumplió, aunque países como España optaron por retrasarlo unos días por razones de seguridad. 

El segundo, el que afecta a vecinos cercanos pero sobre todo a pasajeros y turistas intercontinentales, mantiene los plazos, pero dejando fuera de los beneficiados a la mayoría de los socios comerciales y aceptando sólo 15 procedencias.

Las capitales llevan días negociando sin éxito una lista blanca. Hay discrepancias importantes sobre el método y sus efectos. La idea base siempre ha sido usar criterios médicos. Si se atiende a las recomendaciones y los números del Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (que irónicamente está en Suecia, uno de los países con peores cifras) el número de casos registrados diarios está por debajo de media por debajo 20 en toda la UE. 

En ese sentido, las diferencias entre desplazamientos nacionales y dentro de Schengen serían muy escasas por lo que la decisión de reactivar los viajes turísticos no ha sido hasta ahora un gran problema. Sin embargo, para China, EEUU o Brasil no pasa igual.

Las propuestas de los servicios técnicos apostaban por fijar ese umbral de contagios o casos diarios medios para la UE, pero también pone en la mesa otros criterios, como que la tendencia de los contagios sea a la baja y no al alza y que los gobiernos tengan en marcha medidas equivalentes a las comunitarias, con capacidad acreditada de rastreo, seguimiento y transparencia en la información. Lo que generaba ciertas dudas sobre algunos países que aun así estaban en la lista blanca provisional.

Aceptados

Los aceptados por ahora serían Marruecos, Argelia, Túnez y Ruanda en África.Uruguay (el único latinoamericano) y Canadá. Serbia y Montenegrojunto a Georgia en Europa. Y por el otro lado del planeta, Australia, Nueva Zelanda, Japón, Corea del Sur y Tailandia. Según las fuentes consultadas, China estaría incluida tras haber aceptado Pekín que los ciudadanos comunitarios puedan viajar también.

Hasta el miércoles, la presidencia rotatoria de la UE le corresponde a Croacia, y sus diplomáticos han tratado de llegar a un consenso con los embajadores permanentes de los 27 en Bruselas. Pero no fue posible durante el fin de semana. Este lunes, de sobremesa, se lanzó finalmente un procedimiento escrito, y las capitales tienen hasta el martes a las 12.00 para responder a través de sus Representaciones Permanentes ante la UE si están a favor, en contra o se abstienen. Y hacer comentarios.

Desde el inicio de la pandemia, la UE toma todas las decisiones pro procedimiento escrito, el mecanismo más inusual. Lo normal es que en el Consejo de la UE (o el Consejo Europeo) se haga todo en persona, en reuniones de ministros. Pero como hay dudas legales de que una decisión por videoconferencia pudiera ser impugnada ante el Tribunal de Justicia de Luxemburgo, se hace prácticamente todo por procedimiento escrito.

En condiciones normales lo que ha pasado hoy debería un indicador de que todo ya está lo suficientemente encarrilado, ya que la presidencia Croata había explicado que no lo lanzaría hasta no contar con los apoyos para una aprobación al menos por mayoría cualificada. Y España, que tenía reservas, parece estar de acuerdo con las garantías presentadas. Y sería un elemento clave para la luz verde.

Un día para votar

Aun así, las capitales disponen de 20 horas para pronunciarse. Y hay algunos casos en el aire, como el de Argelia, por ejemplo, que pretende seguir con sus propias fronteras cerradas un tiempo más.

Hay discrepancias internas en la UE entre países más y menos turísticos. Por lazos culturales, de idioma o históricos, como el de España con América Latina, que queda al margen casi en su totalidad. Por flujos habituales de pasajeros, que han creado vínculos más recientes. Y también por política, pues incluir a un país y no a otros puede generar incomodidad, celos y reacciones diplomáticas. 

El mejor ejemplo es EEUU, que pueda reaccionar airadamente, pero en Bruselas recuerdan que en marzo fue de hecho Estados Unidos quien cerró las fronteras y cortó en seco los viajes de forma unilateral.

Hay quienes presionan hacia un lado y el otro. No se puede o no se debería hacer de forma individualizada, porque al ser la mayoría de los Estados Miembro parte de Schengen, una vez que un turista o visitante de fuera de la UE pise un país se podría mover por toda la Unión. 

Coordinación

Y que no haya coordinación podría llevar a levantar muros internos de nuevo. Irlanda y Dinamarca, además de Reino Unido, no forman parte de esta negociación y pueden optar por criterios propios, con límites. Pero Noruega. Suiza, Islandia y Liechtenstein, que sí están en Schengen, deberían plegarse a lo decidido.

La lista que circulaba con más fuerza recogía a unos 15 países y dejaba la opción de China entre corchetes, supeditando la inclusión del gigante a la reciprocidad y que los pasajeros europeos. Brasileños, rusos y norteamericanos, en cambio, quedaban fuera en todas las quinielas desde el principio. 

"Es una decisión tomada con precaución y responsabilidad" y "no un ejercicio de diplomacia", ha asegurado este lunes la ministra española de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, en una entrevista en la Cadena Ser. "Consideramos seguros a los países que están a la par o por debajo de la media de casos en la Unión Europea", ha añadido asegurando que se mantendrán en todo momento los "criterios epidemiológicos" y que la lista se va a "revisar de manera periódica", pudiendo excluirse en cualquier momento si fuera necesario a quien sufra rebrotes peligrosos.

Las fronteras exteriores están cerradas desde el 17 de marzo. Los europeos podían y pueden ser repatriados en cualquier momento y se ha permitido mantener el flujo de mercancías y la entrada de quienes tienen residencia permanente o personal esencial, por cuestiones laborales o sanitarias. 

Pero no a turistas o a quienes no tenían regularizada su situación. Ahora, en una primera fase, de los 172 países que podían entrar en la UE (de ellos, en torno a un tercio sin visado) sólo lo podrán hacer una decena y media.

Fuente:elmundo.es

Comentarios

Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de sus autores.
Norte Bonaerense se reserva el derecho de administrarlos.

Publicado en

Localidad