Publicado el 09/02/2020 - 08:54 Hs.

Las fuerzas de seguridad abaten en un centro comercial al militar que mató a 26 personas en Tailandia

El soldado, que llevaba más de doce horas atrincherado en un centro comercial de la ciudad de Korat, había retransmitido en Facebook la matanza

Las fuerzas de seguridad tailandesas han abatido a tiros a Jakraphanth Thomma, un soldado de 32 años que había tiroteado a su superior y a decenas de civiles en varios puntos de la ciudad de Nakhon Ratchasima (noreste de Tailandia), dejando 26 muertos y 57 heridos. El militar se había atrincherado desde la noche del sábado en un centro comercial de la ciudad, Terminal 21, donde quedaron atrapadas un número indeterminado de personas.

El soldado fue abatido dentro del centro comercial, punto neurálgico de la habitualmente tranquila ciudad, más conocida como Korat, de 166.000 habitantes. Así lo confirmaba este domingo a las 9.30 de la mañana, hora local, el jefe de la Policía Nacional, Chakthip Chaijinda. Las autoridades tailandesas rebajaban esta mañana de 21 a 20 la cifra de fallecidos, pero posteriormente, el primer ministro, Prayut Chan-ocha, ha informado de que el número de víctimas mortales ascendía a 26.

'No tiene precedentes en Tailandia y quiero que sea la última vez que se produzca una crisis como esta', declaró en rueda de prensa en el hospital Nakhon Ratchasima, donde están ingresadas las víctimas de la masacre perpetrada en un centro comercial de la ciudad. Agregó que el móvil del asesino era de tipo 'personal', por un conflicto en torno a la 'venta de una casa'.

Por su parte, el ministro de Sanidad, Anutin Charnvirakul, felicitaba a las fuerzas de seguridad por el operativo. “Gracias, Policía y Ejército por acabar con esta situación. ¡El asaltante está muerto!”, escribía en su cuenta de Facebook.

Lo ocurrido dentro del centro comercial es aún incierto, sin que las autoridades hayan divulgado mucha información acerca del operativo. Uno de los pocos detalles revelados es que la policía desplazó hasta allí en la noche del sábado a la madre del soldado para que intentara, sin éxito, persuadirle de que se rindiera. También, según medios locales, que poco después de las 3 de la madrugada del domingo se escucharon disparos dentro del edificio, cuando las fuerzas de seguridad intentaban reducir a Thomma. Un policía fallecía durante este tiroteo, confirmó el ministro de salud. “Recibió un disparo y, desafortunadamente, no sobrevivió”, lamentó.

Imágenes de las cámaras de seguridad y de cadenas de televisión muestran a decenas de personas, entre ellas ancianos y niños, saliendo del centro comercial amparadas por las fuerzas de seguridad en varios momentos de la noche y de la mañana. Se desconoce si el soldado retuvo a la fuerza a una docena de personas, como en principio publicaron medios locales, o las que aún permanecían allí se habían mantenido ocultas durante las más de doce horas que el soldado estuvo allí.

“Ha sido como un sueño… Estoy agradecida de haber sobrevivido”, aseguró Sottiyanee Unchalee, de 48 años, a la agencia AFP, explicando cómo se ocultó en el baño de un gimnasio del centro comercial cuando comenzó a escuchar los disparos. “Lo siento tanto por los que han fallecido… Y por la gente que aún está atrapada dentro”, añadía la mujer la pasada noche.

Todo comenzó cuando, sobre las 15.30 del sábado (hora local), el soldado disparó a su superior, el coronel Anantharot Krasae, a una mujer de 63 años y a otro soldado en la base militar de Surathampithak. Después robó munición, un rifle de asalto, otras armas y un Humvee —un vehículo militar—y se dio a la fuga. El joven continuó disparando a civiles en su trayecto desde la base hasta el centro comercial Terminal 21, donde imágenes de las cámaras de seguridad registran cómo llega a las 6 de la tarde y comienza a disparar de forma indiscriminada.

El soldado, que según medios locales trató de escapar por la parte trasera del edificio, había retransmitido en directo parte de su fuga y sus primeros ataques a través de Facebook Live, cuya cuenta fue después suspendida por la red social. “Estoy tan cansado”, decía mirando a la cámara a las 19.20 del sábado (hora local), vestido con ropa de camuflaje y con la cabeza cubierta por un casco. “¿Debería rendirme?”, había publicado minutos antes.

Los motivos de los ataques no han sido aclarados, si bien el militar de bajo rango había expresado su descontento en mensajes de tono vengativo en dicha red el sábado. “Enriquecerse de la corrupción y aprovecharse de otros, ¿creen que se van a llevar el dinero para gastarlo en el infierno?”, espetó.

“No sabemos por qué ha hecho esto. Se debió volver loco”, dijo a Reuters el portavoz del Ministerio de Defensa, Kongcheep Tantrawanit.

Fuente:elpais.com

Comentarios

Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de sus autores.
Norte Bonaerense se reserva el derecho de administrarlos.

Publicado en

Localidad