Publicado el 13/12/2020 - 07:06 Hs.

Londres prepara la Marina de guerra para expulsar a los pescadores europeos

El anuncio se produce cuando el Reino Unido y la UE han acelerado sus planes de contingencia ante la posibilidad de que agoten el periodo de negociación si consensuar un acuerdo comercial

El Brexit está devolviendo al Canal de la Mancha a tiempos que parecían ya superados en la historia de Europa. La prensa británica informa que buques de combate de la Royal Navy se están preparando para proteger las aguas de pesca del Reino Unido en caso de un Brexit sin acuerdo. Se trata inicialmente de al menos ctro patrulleros armados que tendrán la tarea de interceptar cualquier barco pesquero de la UE que opere dentro de la zona económica exclusiva británica, una vez que haya concluido el periodo transitorio el 1 de enero próximo.

Los buques de guerra deben estar listos para abordar cualquier barco del que se tema que está violando la soberanía británica. En los casos más extremos, un barco de bandera de un país de la UE podría ser incautado y luego escoltado al puerto británico más cercano. Fuentes de la Marina británica citadas en la prensa han asegurado que aunque se trata de unidades militares armadas, no se espera que utilicen sus ametralladoras o sus cañones. «Nadie va a hacer disparos de advertencia contra los pescadores franceses; las armas de fuego sólo se utilizan cuando hay peligro de muerte».

La mayoría de los periódicos ilustra la noticia con la figura del presidente francés Emmanuel Macron, al que todos identifican como el que sse imaginan que veta un posible acuerdo comercial a causa precisamente de la prohibición de entrada de los pesqueros franceses en aguas británicas. En realidad, la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, ha propuesto al Reino Unido que se mantenga entre seis meses y un año el libre acceso mutuo de los pescadores a las aguas y los puertos de las dos orillas del canal a la espera de un acuerdo comercial completo, porque «hay muchas familias que viven de esa pesca» tanto británicas como europeas. El primer ministro Boris Johnson reclama la recuperación absoluta de la soberanía sobre sus aguas territoriales, a lo que la UE le responde que si no permite el acceso de los pescadores europeos, los británicos tampoco podrán seguir vendiendo el pescado (el 70% de las capturas en esta zona) en el mercado europeo.

Enrique Serbeto/Corresponsal en Bruselas

Fuente:abc.es

Comentarios

Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de sus autores.
Norte Bonaerense se reserva el derecho de administrarlos.

Publicado en

Localidad