Publicado el 30/07/2020 - 07:00 Hs.

Los vetos de Alemania y Holanda agravan la parálisis turística

El sector exige la dimisión de Fernando Simón por aplaudir las medidas extranjeras

Uno detrás de otro, como piezas de un dominó, van cayendo los países que consideran España un país seguro para viajar. Apenas un día después de conocerse el veto del Reino Unido, Alemania y Países Bajos se sumaron al club de estados que consideran demasiado elevado el riesgo de transmisión del virus en España. 

Las recomendaciones no se refirieron al conjunto del país pero tocaron de pleno a Catalunya que, de momento, resulta la más afectada de todas las comunidades. Es la que atrae más turistas extranjeros (19,3 millones en el 2019) y la que ha recibido más restricciones: Francia, Irlanda, Bélgica, Polonia y Noruega recomiendan no visitar la zona o exigen cuarentenas a la vuelta. Rusia y Estados Unidos siguen con las fronteras cerradas.

Motor económico

Catalunya atrae más turistas extranjeros en todo el país: 19,3 millones en el 2019

En el caso de Países Bajos, el Gobierno amplió el lunes por la noche su recomendación de no viajar a Lleida y Zaragoza hasta la ciudad de Barcelona y sus alrededores. Instó a sus ciudadanos a regresar cuanto antes y a someterse a una cuarentena de 14 días. El mayor jarro de agua fría llegó ayer por la mañana, cuando Alemania sumó Catalunya, Navarra y Aragón a la lista de territorios peligrosos para viajar.

Alemania es el tercer país emisor de turistas para Catalunya, detrás de Francia y el Reino Unido (ver gráfico). El Gobierno alemán explicó que un criterio importante para determinar si una zona es segura es conocer si supera los 50 contagios por 100.000 habitantes en los últimos 7 días. Según datos del ministerio de Sanidad, Catalunya ha registrado 82, Aragón 187 y Navarra 93. (Otras zonas turísticas como Baleares, 8; Canarias, 3, o Madrid, 21).

Las quejas no tardaron en llegar por parte de las comunidades afectadas. En Catalunya, el conseller de Exteriors de la Generalitat, Bernat Solé, lamentó no compartir la decisión de Alemania mientras que la consellera de Empresa, Àngels Chacón, siguió defendiendo Catalunya como una destinación preparada para frenar los contagios. El presidente de la Confederació Empresarial d’Hostaleria i Restauració de Catalunya, Manel Casals, asumió con resignación las nuevas restricciones y habló ya de la necesidad de articular un “rescate con ayudas directas a empresas del sector”.

Alemania y holanda

Catalunya es el territorio más afectado por las restricciones y pide un rescate

La percepción es distinta en el Gobierno central. La ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, afirmó que “es normal” que haya países que recomienden no viajar a los territorios españoles más afectados por la pandemia.

El Ejecutivo se centra ahora en intentar revocar la postura del Reino Unido, que desde el pasado sábado recomienda no viajar al país y exige una cuarentena a todos los que hayan visitado España. La medida es impopular incluso en el Reino Unido, donde 70.000 personas han firmado una petición para poder viajar a Baleares y Canarias a la plataforma Change.org. 

Sin embargo, el primer ministro Boris Johnson reafirmó ayer la obligatoriedad del aislamiento –bajo multa de 1.100 euros– y anunció que podría ampliar la misma medida a otros países afectados por una segunda ola de la Covid-19. El Gobierno británico también reveló que está estudiando medidas para rebajar la cuarentena de 14 a 10 días así como nuevas actuaciones a ámbito regional. La ministra González Laya, de viaje institucional a Grecia, aseguró ayer que está en conversaciones con el Reino Unido para minimizar y revertir la decisión.

Mientras, en España, el sector turístico se muestra indignado por la gestión del Ejecutivo. El empresariado está especialmente molesto por las declaraciones de Fernando Simón, el responsable del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, que el lunes afirmó que “desde el punto de vista sanitario, es mejor que los belgas y británicos no vengan a España”. 

La Mesa del Turismo, un grupo histórico compuesto por distintos agentes económicos, exigió ayer su “dimisión inmediata” por “celebrar la ruina de un sector que supone más del 12,5% del PIB y el 13% del empleo del país”. El ministro de Sanidad, Salvador Illa, salió en defensa de Simón asegurando que hablaba “como epidemiólogo” y que los turistas “no corren ningún riesgo” en España.

Además, el lobby Exceltur exigió al Gobierno “una mayor anticipación diplomática” para evitar decisiones como las del Reino Unido, que representa el primer país emisor de turistas, con 18 millones en el 2019. En declaraciones a Efe el presidente Gabriel Escarrer dijo: “A España le ha faltado actividad diplomática de alto nivel”.

Veto del Reino Unido

Los hoteleros critican la falta de altura de la actividad diplomática española

La patronal CEOE también urgió al Gobierno a buscar soluciones. Propuso crear “de forma inmediata” un grupo de trabajo interministerial –tal y como se comprometió la ministra de Turismo, Reyes Maroto– con el objetivo de abordar medidas urgentes para paliar la crisis. El impacto de la pérdida de la temporada de verano se calcula en 8.700 millones de euros.

Fuente:lavanguardia.es

Comentarios

Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de sus autores.
Norte Bonaerense se reserva el derecho de administrarlos.

Publicado en

Localidad