Publicado el 02/04/2018 - 11:27 Hs.

Para equilibrar la dieta, mejor estimular que prohibir

Se necesita un enfoque que impulse el consumo variado y moderado de alimentos, más que la restricción de algunos.

En los últimos años ha crecido en Argentina la visión de la malnutrición como principal problema nutricional, más que la sola desnutrición. La malnutrición es un conjunto de situaciones que, en el caso de nuestro país, nuestra región latinoamericana y el mundo mismo, adopta en mayor medida la forma de sobrepeso u obesidad y diferentes inadecuaciones en la ingesta de nutrientes esenciales.

Según el Ministerio de Salud, 34,5% de los niños en edad escolar o 57% de los adultos, tienen sobrepeso. La condición de hipertensión afecta también a un tercio de la población adulta y algo más de un 10% de la población padece diabetes. Muchos de estos cuadros se inician a temprana edad y -lo que es una novedad epidemiológica de los últimos 20 años- se diseminan entre población de bajo nivel socioeconómico.

Los argentinos comen menos frutas y verduras que el resto del mundo

La obesidad y las enfermedades crónicas no transmisibles son temas complejos y multifactoriales, los cuales requieren soluciones basadas en un abordaje integral y basado en la evidencia, centrado en la educación y el acceso a una alimentación y estilos de vida saludables.

Frente a este contexto, es muy parcial considerar que el desarrollo de la obesidad y las enfermedades crónicas se resuelven sólo con estrategias restrictivas o focalizadas exclusivamente en los alimentos que algunas posturas denominan ultraprocesados.

El Ministerio de Salud, a través de las Guías Alimentarias para la población argentina, promueve una dieta que incluye a todos los alimentos y bebidas, siempre que sean consumidos durante el día en las porciones y momentos adecuados. La dieta en su conjunto es la que define un patrón de alimentación saludable, bajo el criterio que debe ser variada y balanceada, en un contexto de estilo de vida activo.

Las inadecuaciones en la ingesta de nutrientes esenciales se relacionan con el patrón alimentario y la frecuencia o cantidad con que se consumen los alimentos.

10 alimentos ricos en hierro y una receta para incluirlo en la dieta

Por eso, el desarrollo de sobrepeso u obesidad es complejo; la velocidad de su crecimiento en los últimos 40 años respalda que un enfoque global de la dieta debe estimular: la variedad, la moderación y la proporcionalidad, todo ello en un contexto de hábitos saludables, más que restringir o prohibir un determinado alimento o ingrediente. En las últimas décadas el contexto social se modificó, el surgimiento de nuevas tecnologías estimuló la retracción del individuo al ámbito privado y generó que nos moviéramos menos. Adicionalmente a la reducción del movimiento, se modificaron los patrones de consumo, las personas estamos poco o mal educadas para modular o ajustar las ingestas: se come más seguido y se controla poco el tamaño de las porciones.

Del lado del movimiento y la actividad, los patrones y comportamientos de desplazamientos, cercanía, uso del tiempo libre, entornos tecnológicos (tablets, smartphones, pantallas), trabajos y actividades manuales o que demandan esfuerzo contribuyen en forma sinérgica a restar gasto calórico. La práctica de actividad física es escasa y de baja intensidad y hasta la edificación urbana contribuye a un entorno menos saludable: la superficie que se destina actualmente a las cocinas es la mínima indispensable para una población que cocina poco.

Alimentación para mantener altas las defensas

Una aproximación a las deficiencias fue descripta recientemente por nuestro equipo de investigación: en una muestra nacional de población adulta residente en ámbito urbano, sólo 17% de la muestra consumía de manera simultánea tres o más de los cinco grupos alimentarios principales recomendados por las guías alimentarias. El conjunto de alimentos a estimular tiene una brecha de consumo (deficiencia) de 66%; o sea, sólo se consume un tercio de los lácteos, hortalizas, frutas y granos recomendados. Ese es el principal agujero negro de la dieta argentina poco saludable.

www.clarin.com.ar

Comentarios

Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de sus autores.
Norte Bonaerense se reserva el derecho de administrarlos.

Publicado en

Localidad