Publicado el 19/11/2020 - 06:25 Hs.

Protestas en Berlín por anteponer las medidas para frenar el Covid a los derechos civiles

El parlamento alemán aprobó ayer una reforma de la Ley de Protección contra Infecciones (IfSG)

El parlamento alemán aprobó ayer una reforma de la Ley de Protección contra Infecciones (IfSG), que otorga al poder ejecutivo mayores atribuciones a la hora de dictar restricciones. La gran coalición elimina así obstáculos que ha encontrado hasta ahora en su lucha contra la pandemia, dado que la legislación alemana daba prioridad al cumplimiento de los derechos civiles. Cuando la ciudad de Düsseldorf, por ejemplo, quiso hacer obligatorio el uso de la mascarilla en la calle, un tribunal administrativo tumbó la prohibición en solo tres días hábiles. El nuevo párrafo 28ª de esta ley establece ahora con más claridad competencias del Estado federal y de los Bundesländer, y fue aprobada por 415 votos a favor, 236 en contra y 8 abstenciones. La votación estuvo marcada, sin embargo, por una protesta ciudadana que rodeó el Bundestag y que acusa al gobierno de estar aprovechando la pandemia para atribuirse más poderes.

«Esto ya lo hemos visto antes en Alemania y esta vez no vamos a dejar que pase», declaraba uno de los manifestantes, que decía no pertenecer a ningún movimiento concreto y que había respondido a una convocatoria a la que accedió a través de las redes sociales. En la red se ha comparado reiteradamente esta legislación con la Ley Habilitante de 1933, que entregó poderes excepcionales al líder nazi, Adolf Hitler. «¡Resistencia!», «¡Resistencia!», gritaban incansables los entre 5.000 y 10.000 manifestantes que trataron de traspasar el cordón policial que protegía el Bundestag. «¡A la carga!», «¡a la carga!», comenzaron a arengar los cabecillas momentos antes de que la policía comenzase a disolver la protesta con mangueras de agua a presión. Tanto los gritos de los manifestantes como las órdenes que la policía daba a través de altavoces, se escuchaban perfectamente en la sala de plenos, durante el tenso debate parlamentario. «Es que no sé qué parte no entienden, en qué parte no están ustedes de acuerdo para votar no a una reforma que salvará la vida de muchos alemanes», rozaba la desesperación el ministro alemán de Sanidad, Jens Spahn. «¿Qué parte de los gritos ahí fuera no escucha usted?», le respondía la copresidenta del partido anti europeo Alternativa para Alemania, Alice Weidel, «desde el momento en el que la policía armada tiene que proteger este edificio de los ciudadanos, que deberían sentirse aquí representados, estamos sin duda ante un gobierno que tiene miedo de su propio pueblo porque no está gobernando para sus intereses».

«La policía ha actuado con total profesionalidad y con toda la fuerza de la ley. Los manifestantes no cumplían con la distancia de seguridad ni llevaban mascarilla. Además, esta manifestación no había sido autorizada, hemos desautorizado, de hecho, una docena de manifestaciones en esa ubicación, ofreciendo a cambio otros puntos geográficos. Pero un cúmulo de movimientos negacionistas, teóricos de la conspiración y de extrema derecha tenía hoy por objetivo intimidar a los diputados», explicaba después el senador de Interior de Berlín, Andreas Geisel. «Que ciudadanos alemanes que expresan libremente su opinión sean así estigmatizados, como negacionistas o excéntricos, solamente por el hecho de pensar diferente, es algo inadmisible», declaraba por su parte Alexander Gauland, también de AfD, que acusó al Gobierno de estar estableciendo una «dictadura de la salud».

Equilibro entre salud y libertades

«Esta ley tiene 20 años y no está preparada para luchar contra una pandemia. La reforma quizá no sea perfecta, pero permite tomar una serie de medidas necesarias y mantener un razonable y sensato equilibrio entre la salud y las libertades», defendió después el ministro Spahn, cuando presentó la ley para su aprobación al Senado, la cámara baja del parlamento, donde obtuvo 49 de los 69 votos, «les pido que sean críticos, pero constructivos, sin llevar este debate al terreno emocional». «Está poniendo usted demasiadas expectativas en esta reforma», le respondió el presidente de Hesse y como Spahn de la CDU, «votaré que sí, aunque creo que estamos obligados a explicar lo que hacemos y por qué lo hacemos. Y está claro que no lo hemos hecho».

La reforma, que anoche mismo tenía previsto firmar el presidente de Alemania, Frank-Walter Steinmeier, permitirá además mejorar la financiación de las plazas Covid en hospitales y clínicas. Contempla que, para que los hospitales puedan concentrarse en los pacientes con diagnóstico de coronavirus, cancelen tratamientos y operaciones menos urgentes y reciban una compensación por los ingresos que pierdan a causa de esas cancelaciones. Estas compensaciones surgen de las recomendaciones de un consejo asesor creado por el Ministerio Federal de Salud «sobre las medidas necesarias para fortalecer los hospitales en el contexto de la pandemia». El monto de la indemnización, dependiendo del tamaño de la clínica, será de entre 360 y 760 euros por cama y día. Los nuevos pagos de compensación se aplicarán inicialmente hasta finales de enero de 2021, pero pueden, si es necesario, ampliarse por orden legal hasta finales de marzo de 2022.

Otra novedad es que en adelante serán los Bundesländer los que seleccionarán los hospitales a los que se destinarán las ayudas. Si menos del 20% de las camas de cuidados intensivos en esta región están «operativas», es decir, vacías, o si no hay suficiente personal disponible para este propósito, entonces los Bundesländer pueden seleccionar hospitales con niveles de emergencia 2 y 3 para que reciban las ayudas. Estas categorías se basan en el personal y el equipo técnico, siendo el nivel 2 una «atención de emergencia extendida» y el nivel 3 una «atención integral de emergencia».

El balance de las protestas de este miércoles en Berlín fue el de nueve policías heridos y cien detenciones.

Rosalía Sánchez/Corresponsal en Berlin

Fuente:abc.es

Comentarios

Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de sus autores.
Norte Bonaerense se reserva el derecho de administrarlos.

Publicado en

Localidad