Publicado el 27/06/2020 - 07:06 Hs.

Segundo ataque a punta de cuchillo en Reino Unido en pleno caos de la desescalada

El autor del acuchillamiento ha muerto tras ser abatido a tiros por la policía, que confirma que un agente y otras cinco personas han resultado heridas en el ataque en un hotel de la ciudad escocesa

Un nuevo ataque a punta de cuchillo sembró el terror en las calles de Glasgow y causó seis heridos, antes de que la policía abatiera al autor a tiros. El incidente, ocurrido seis días después del atentado que causó tres muertes en un parque de Reading, no fue calificado como incidente terrorista. La sensación de caos se apoderó durante horas del Reino Unido tras otro apuñalamiento con tres heridos ocurrido el jueves, esta vez en Bournemouth, por una reyerta callejera en medio de una auténtica invasión de las playas en plena desescalada del coronavirus.

El ataque de Glasgow ocurrió en el interior del hotel Park Inn, en West George Street, donde se han alojado temporalmente durante la pandemia decenas de refugiados pendientes de su petición de asilo. Poco después del mediodía de este viernes, un hombre entró en las dependencias y acuchilló de entrada al recepcionista y a un empleado de mantenimiento del hotel.

El doble apuñalamiento se produjo minutos antes de la llegada de un repartidor de comida al hotel, que describió así la escena, en declaraciones a 'The Daily Mail': "Yo intenté socorrer al empleado del hotel, que estaba en el suelo y con una herida muy profunda. Era horrible, una absoluta carnicería. El tipo corrió a refugiarse a una habitación, la policía armada entró entonces y disparó contra él".

Otro testigo, Craig Milroy, que trabaja en las cercanías, declaró a la BBC cómo en uno de los heridos, sin camiseta, estaba siendo atendido a la entrada del hotel mientras llegaban las ambulancias. El testigo llegó a contar hasta siete heridos ensangrentados: "Después de eso empezaron a sonar las alarmas y la policía nos hizo desalojar".

Decenas de coches de policía acordonaron varias manzanas e impartieron órdenes a la gente para que desalojaran el centro de Glasgow. "Las noticias que nos llegan desde Glasgow son espantosas", escribió entonces la ministra principal de Escocia Nicola Sturgeon en Twitter. "Mis pensamientos están con todos los que han resultado afectados. Por favor, ayuden a los servicios de emergencia y manténgase lejos de la zona".

El 'premier' Boris Johson expresó su "profunda tristeza por el terrible incidente en Glasgow", transmitió su condolencia a los afectados y ensalzó la respuesta "valiente" de la policía y de los servicios de emergencia.

Nigel Farage, líder del Partido del Brexit, puso la voz de la discordia con un mensaje en Twitter: "Terrible tragedia en un hotel donde se alojan inmigrantes ilegales". Farage se ganó la condena unánime de la clase política local, encabezada por el concejal Allan Casey: "Esas palabras son absolutamente despreciables".

Robina Qureshi, directora de la ONG Positive Action on Housing, aseguró entre tanto que 370 refugiados pendientes de su solicitud de asilo habían sido "alojados por la fuerza" en seis hoteles de Glasgow desde que estalló la pandemia. 

El Park Inn era uno de ellos y sus residentes se habían manifestado recientemente por las malas condiciones del hotel. "Se trata por lo general de gente muy vulnerable, que han sufrido traumas, torturas o problemas mentales acuciados por los años de espera hasta que se resuelven sus casos", aseguró Qureshi.

UN POLICÍA, EN ESTADO "CRÍTICO PERO ESTABLE"

Entre la confusión general y el estado de perplejidad del país, tras la cascada de incidentes en plena desescalada, se impusieron finalmente las palabras relativamente tranquilizadoras del vicecomisario jefe Steve Johnson: "El incidente está contenido y que queremos recalcar que no existe riesgo para la gente. Puedo también confirmar que un agente de policía resultó herido y está siendo tratado en un hospital".

El policía herido, de 42 años, posiblemente el primero que hizo frente al agresor, se encontraba en estado "crítico pero estable". Otras cinco personas, ente los 17 y los 53 años que supuestamente se encontraban en el interior del hotel cuando ocurrieron los hechos, estaban recibiendo tratamiento por heridas de diversa consideración.

La unidad antiterrorista de la policía se hizo cargo de la investigación. Al cabo de cuatro horas, sin embargo, la propia Nicola Sturgeon intentó tranquilizar a la población alegando que el suceso no estaba siendo tratado como un atentado terrorista. La policía escocesa no dio sin embargo más detalles sobre la identidad del sospechoso ni el posible móvil del ataque.

"Cuando ocurren cosas espantosas como esta, a todos nos dejan conmocionados", declaró Sturgeon. "Pero por encima de todo, estas situaciones nos hacen recordar todo lo que nos une y no lo que nos divide (...) Todo el país y todo el mundo está pasando por momentos traumáticos y esta es una ocasión para reflexionar y pensar en cómo podemos apoyarnos los unos a los otros".

SEIS DÍAS DESPUÉS DEL ATAQUE EN READING

El ataque de Glasgow se produjo seis días después del incidente terrorista de Reading, en el que un joven de origen libio, Khairi Saadallah, de 25 años, apuñaló mortalmente a tres hombres y causó otros tres heridos. Saadallaj había sido arrestado en dos ocasiones anteriores, una por sospecha de asesinato y otra en aplicación de la ley antiterrorista.

El ataque se produjo en un parque, Forbury Gardens, a las siete de la tarde y en pleno sábado. Los tres fallecidos eran un norteamericano (Joe Richie-Bennett), un profesor local (James Fulong) y ina científico (David Wails). El arresto del sospechoso se produjo poco después del sanguinario incidente, tras una llamada a la policía.

Los dos incidentes a punta de cuchillo, unidos a los recientes actos de violencia contra la policía en Londres (en Brixton y en Notting Hill) en el plazo de 24 horas, han creado una sensación de pánico y vulnerabilidad entre los británicos, a la salida del confinamiento y reciente aún el tercer aniversario de los atentados del puente de Londres y de la tragedia de la torre Grenfell en aquel año, 2017, marcado por los ataques terroristas.

Fuente:elmundo.es

Comentarios

Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de sus autores.
Norte Bonaerense se reserva el derecho de administrarlos.

Publicado en

Localidad