Publicado el 30/09/2019 - 07:00 Hs.

Un apagón en Tenerife deja sin luz a toda la isla

Tras nueve horas, la empresa Red Eléctrica ha anunciado que se ha recuperado todo el suministro

Tenerife se ha quedado a oscuras durante más de nueve horas. La isla ha sufrido un apagón general del suministro eléctrico que afectó a sus 900.000 habitantes, a los que habría que sumar un amplio número de turistas que buscan el sol en esta época del año. El Gobierno autónomo activó el protocolo de alerta de emergencia y pidió a la población extremar las precauciones. Los semáforos dejaron de funcionar en toda la isla y los equipos de emergencia tuvieron que hacer frente a unos 60 rescates de personas que se quedaron atrapadas en ascensores. Los hospitales y los aeropuertos pudieron seguir funcionando con normalidad gracias a generadores.

A las 13.11 de un caluroso domingo en la isla de Tenerife, un incidente en la subestación de Granadilla, operada por Unelco Endesa y Red Eléctrica, dejó sin luz a toda la isla. Habitantes y turistas se enfrentaron durante horas a una ciudad sin luz, con establecimientos cerrados y calles sin semáforos.

Los servicios de emergencia recibieron 688 llamadas por incidencias y se tuvieron que realizar decenas de servicios de urgencia, la mayoría para rescatar a las personas a las que el apagón les dejó atrapados en un ascensor, informó Raúl Montes, jefe de guardia del Consorcio de Bomberos de Santa Cruz de Tenerife. Una menor tuvo que ser asistida con un latigazo cervical al colisionar el coche en el que viajaba con otro vehículo cuando la ciudad se quedó sin energía eléctrica. Al irse la luz, las alarmas de algunos comercios y viviendas comenzaron a sonar de forma insistente, mientras restaurantes y bares, algunos alumbrados con velas, se esforzaban en solventar los problemas por la falta de energía eléctrica. En la memoria de todos estaba el último apagón general que sufrió la isla en 2010, que se prolongó hasta 11 horas. Según indicó Endesa, que cifró en 460.000 el número de abonados en Tenerife, una avería de este tipo se suele resolver en un tiempo que va de las seis a las doce horas.

Tanto en el Hospital Universitario de Canarias como el de Candelaria no se produjeron incidencias, ya que operaron con total normalidad tanto en los quirófanos como en urgencias, pero este último servicio tuvo que atender a algunos pacientes que usan aparatos de oxígeno, cuyas baterías comenzaron a descargarse. Lo mismo pasó con los teléfonos móviles, que poco a poco fueron dejando incomunicados a una parte de los tinerfeños.

El incidente se produjo a las 13.11 (hora canaria) en la subestación de Granadilla que depende de Red Eléctrica, al sur de la isla, según explicó la propia compañía. Esta empresa, que gestiona la infraestructura de transporte de la electricidad, investiga ahora las razones por las que sucedió la avería, pero aclaró que el corte de luz general se debió a que, cuando ocurren este tipo de “incidentes”, el sistema se desactiva automáticamente para evitar un cortocircuito, ya que las subestaciones están conectadas.

El portavoz del Gobierno, Julio Pérez, confirmó en una rueda de prensa que no se había producido ninguna incidencia grave —en parte porque no se produjo en un día laborable— y explicó que la reposición del servicio se había iniciado sobre las 14.30, informa Jorge Berástegui. “Hay que hacerlo con una cautela especial” para que el sistema sea capaz de asumir la energía volcada a la red y que no colapse de nuevo, detalló el responsable del Ejecutivo.

Pasadas las diez de la noche (hora local), Red Eléctrica ha anunciado que se ha restablecido ya todo el suministro. “Eso sí, durante el lunes, se van a producir cortes puntuales que durarán no más de dos minutos, a consecuencia de las reparaciones que realicen los operarios”, aseguró a este periódico el Director General de Seguridad y Emergencias, Gustavo Armas, que en apenas 40 días en el cargo ha tenido que enfrentarse al gran incendio forestal de Gran Canaria ocurrido hace unas semanas y a este Cero Energético en Tenerife. Armas, además, avanzó la intención del Gobierno de Canarias de abrir un expediente a las compañías eléctricas para que asuman sus responsabilidades.

A los 900.000 habitantes que hay en la isla se sumaron como afectados los miles de turistas que se encuentran en la isla —5,8 millones de turistas visitaron Tenerife en 2018—. A pesar de que la mayoría de los hoteles cuentan con aparatos generadores propios, multitud de comercios y restaurantes tuvieron que cerrar y las situaciones de mayor caos se vivieron en las calles. Las autoridades se afanaron durante todo el día en pedir precaución en la carretera. La Policía Local capitalina movilizó a sus efectivos en la ciudad para facilitar la circulación en Santa Cruz.

El tráfico aéreo no se vio afectado por el apagón y todas las operaciones se mantuvieron con normalidad, según informó un portavoz de AENA. Los dos aeropuertos de la isla (Tenerife Norte y Tenerife Sur) operaron con grupos electrógenos. Tampoco se notó la falta de luz en los hoteles de la zona sur, la más turística de la isla, ya que cuentan con generadores capaces de funcionar durante varias horas.

En el municipio de Icod de los Vinos, este domingo fue uno de los días grandes de las fiestas de la localidad. “Está todo el mundo enfadado con esta situación porque nos ha supuesto un gran follón. Pero tiramos palante”, dijo el alcalde, Francisco González. Mucho más crítico se mostró Jorge Guzmán, propietario del restaurante Carmen, en el mismo centro de Icod: “Somos el culo del mundo”.

Fuente:elpais.com

Comentarios

Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de sus autores.
Norte Bonaerense se reserva el derecho de administrarlos.

Publicado en

Localidad