Publicado el 25/12/2020 - 06:15 Hs.

Uno de cada diez comercios de Pergamino tuvo que cerrar por la Pandemia

Según una investigación de la Cámara Argentina de la Mediana Empresa desde el comienzo de la crisis por Covid-19 el 10,5 por ciento de los locales "a la calle" dejó de funcionar.

S

i se tienee en cuenta que las pequeñas y medianas empresas (PyMES) representan la fuente de ingresos de poco más de un 70% de la población argentina, no es difícil calcular el enorme impacto que tienen sobre la economía en general. Dentro de las PyMES un porcentaje muy importante lo integran los comercios de proximidad o "a la calle" como se los suele nombrar. Es decir, los clásicos locales de venta al público con rubros variados; justamente los más damnificados por la pandemia.

La implementación del Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO) trajo aparejados importantes cambios en los hábitos de los ciudadanos, que masivamente se volcaron a las compras por internet en desmedro de los comercios tradicionales. Además, la recesión existente antes de la "cuarentena" se agravó luego de comenzadas las restricciones a la circulación lo que ocasionó un "cuello de botella" en las finanzas de los comercios minoristas, que se veían obligados a seguir pagando impuestos, servicios y salarios mientras sus ingresos se reducían de manera significativa.

Si bien se implementaron políticas gubernamentales para asistir a los más perjudicados, aquellos locales cuyos dueños estaban endeudados, o dedicados a rubros muy específicos no pudieron seguir funcionando y debieron cerrar definitivamente y las consecuencias están a la vista; desde que comenzó la Pandemia, en Argentina se perdieron cuatro millones de puestos de trabajo, la mayoría producto del cierre de PyMES.

En nuestra ciudad, un informe realizado por la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME), al que tuvo acceso El Pergaminense reveló que el 10,5 por ciento de los comercios de proximidad de Pergamino tuvieron que cerrar como consecuencia de la Pandemia.

El trabajo de CAME consistió en recorrer la zona comercial de Pergamino, incluyendo la Avenida Juan B. Justo y casi todo el micro y macrocentro; donde comprobaron que de 695 locales habían cerrado 73 y si para el análisis se toma sólo la última cifra el resultado es preocupante porque implica que uno de cada diez emprendimientos no pudo hacer frente a la Pandemia y si se calcula que cada uno de ellos empleaba al menos a una persona, significa que como mínimo se perdieron 146 fuentes de trabajo.

Sin embargo, desde la Cámara de Comercio de Pergamino consideran que el número de locales cerrados es "menor que el esperado" y destacan "la capacidad" de los emprendedores pergaminenses para hacer frente a una circunstancia absolutamente atípica para la cual nadie estaba preparado.

Por otra parte, hay que destacar que el estudio de CAME sólo tuvo en cuenta a los comercios que cerraron definitivamente, sin mencionar que un porcentaje no menor de los que continúan funcionando lo hacen con muchas dificultades y a duras penas pueden afrontar los gastos.

En necesario destacar que este tipo de actividad económica es una permanente fuente de puestos de trabajo directo e indirecto; ya que no sólo representa la fuente de ingresos del propietario y de sus empleados sino también de los proveedores, las fábricas, los bancos y todas las empresas de servicio, que pierden un cliente cada vez que un comercio minorista cierra.

Más allá de Ante esta situación, las expectativas por las ventas de fin de año y la posible llegada de una vacuna generan una esperanza de recuperación en el alicaído mercado minorista local.

 

https://www.elpergaminense.com/

Comentarios

Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de sus autores.
Norte Bonaerense se reserva el derecho de administrarlos.

Publicado en

Localidad