Publicado el 20/09/2019 - 07:00 Hs.

“Yesterday” y la vigencia de The Beatles

Un nuevo (y original) tributo cinematográfico a The Beatles que a la par de conmover, entretiene.

Justo cuando se está cumpliendo medio siglo de la grabación en estudio de “Abbey Road”, la que fue la última placa de The Beatles, y venimos a enterarnos de que, en realidad, tenían la idea de seguir grabando juntos, se acaba de estrenar en los cines otro homenaje.

Con algún retraso respecto del resto del mundo, llegó a nuestro país “Yesterday”. No es la primera ocasión, ni será la última, que la legendaria banda británica The Beatles, aquella que marcó un antes y un después en la cultura popular mundial, inspire una historia para filmar una película. Hasta el momento, “Backbeat”, “Across the Universe” y “Vivir es fácil con los ojos cerrados” se llevaban todos los premios. Pero llegó “Yesterday” y quedó evidenciado que el reciente estreno partió con una clara ventaja cualitativa: su director es el siempre eficaz Danny Boyle, el mismo de “Transpoitting”, “127 horas” y de la laureada con el Oscar “Slumdog millionaire”. Y su guionista es el experimentadoRichard Curtis(“Notting Hill”y “Cuatro bodas y un funeral”).

Tampoco es original la idea del blackoutmundial. Ya hemos visto esto de un apagón universal en numerosos filmes y series televisivas. Sin embargo, era impensable que podía llegar a suceder que nadie en el mundo recordara que habían existido los Fab Four de Liverpool. Y que “Yesterday”, la hermosa cancioncita de Paul McCartney y la más versionada de la historia fuese escuchada como si la estuvieran interpretando por primera vez. Es que The Beatles ni siquiera figuran en los buscadores de internet. Tampoco la Coca Cola ni Harry Potter.

Claro que aparentemente hay en el mundo una sola persona, un joven músico y cantautor del montón, Jack Malik (impecable Himesh Patel), un frustrado y perdedor violero que, a la par de trabajar como repositor en un gran almacén, sobrevive en pubs y festivales de escasos asistentes tocando sus intrascendentes temitas. Será después del inexplicable apagón y de un consecuente y misterioso accidente ciclístico que tendrá dos dientes menos pero recordará detalle por detalle cada una de las composiciones de estos geniales creadores. Y esa será su ventaja. Y, quizás, su gran riesgo. Y aunque el repertorio de The Beatles es irresistible, esa fama que siempre buscó tanto no le será instantánea. Todo tiene un proceso. Nadie se convierte en figura sin primero haber sido telonero o hacer giras mediáticas de promoción. Pero gracias a las redes sociales todo es más vertiginoso.

Cuando sus amigos le regalan guitarra nueva, sus primeros acordes serán los de “Yesterday”. Malik no es virtuoso, y a la canción no la conoce nadie, ¿pero cómo no maravillarse al escucharla? Es, en todo el mundo, el único que recuerda a The Beatles, y aunque su faz interpretativa no mejorará demasiado, con cada cover que ejecute, que en su caso aparecerán como si fueran espontáneas creaciones, su fama y prestigio (y sus posibilidades bancarias) irán descontroladamente en aumento. Un mismo compositor va “estrenando”, sucesivamente, canciones tales como “Help”, “Eleanor Rigby”, “Let it be”… Imposible ser indiferente. Claro que nunca dirá que no son propias. Ni a Ellie Appleton, su amiga y única seguidora, y su primera “representante”, compuesta por la siempre encantadora Lily James. Malik será, entonces, un desconcertado impostor.

Párrafo especial en la película a la hora de abordar cómo titular las “nuevas” canciones y discos. Sobre todo porque desde este lado del mundo pasamos por las situaciones más absurdas y ridículas a la hora de traducir estos títulos. Quizás el caso más recordado sea el de “Please please me”, que aunque es fácil darse cuenta de que pedían “por favor complaceme”, aquí se la conocía como “Por favor por favor yo”. También merece espacio propio la presencia de Ed Sheeranhaciendo de él mismo. Y lo mismo el conocidísimo James Cordenescenificando unsueñodel protagonista. Y otro punto a favor es Kate McKinnoncomo la nueva, cínica e hiper ambiciosa manager.

“Yesterday” no es cine arte ni cine de autor. Tampoco una película perfecta. Es un tanto naive y le sobra un cuarto de hora. Pero tiene sus valores. Y propicia la reflexión. Porque como sucede en muchos de los conflictos de la vida, la primera víctima siempre puede ser la verdad. Y posicionarse y consolidarse a partir de una gran mentira lo que deja al descubierto es una inocultable inseguridad personal. Creer en uno mismo es clave en cada proyecto existencial. El filme también da para pensar acerca de lo que entendemos como cultura y de qué modo se transmite. O de cómo deben conservarse sus tesoros artísticos. Y del no siempre transparente camino que siguen las discográficas a la hora de potenciar un éxito. ¿A quién se le puede ocurrir cambiar una letra de John Lennon o la clásica portada o el rótulo de algún álbum de The Beatles? Y, finalmente, da para interrogarnos: ¿qué hubiésemos hecho cada uno de nosotros si se nos presentara esa oportunidad? Sobre todo con fama, éxito y fortuna esperándonos a la vuelta de la esquina. Todo un dilema moral.

Aunque son una referencia permanente, John (con una sorpresa para el final), Paul, George y Ringo sólo aparecerán en la nostálgica y tácita evocación que hacemos todos, y que ello no sea un defecto argumental por el contrario ya es un acierto inigualable.

Adecuada dirección de un atractivo guión, buenas actuaciones con un Patel que en su debut cinematográfico estuvo a la altura hasta cantando, y, obviamente, la mejor musicalización del mundo. Que la cuestión romántica no se despliegue en plenitud hasta que sólo falte media hora para el epílogo es otro acierto de esta realización. Nadie quiere empalagarse con escenas descartables. Menos si lo increíble termina siendo verosímil para el espectador promedio, otra incuestionable virtud desde detrás de cámaras. Por todo lo dicho, más no se puede pedir para este gran e imperdible entretenimiento que dura un par de horas, y que se convierte en un renovado homenaje a la mejor banda de la historia. Esa que nos convenció de creer en el ayer, como aún canta el Beatle Paul. O, mucho mejor, de que todo lo que necesitamos es amor.

 

FICHA TÉCNICA

“Yesterday”(2019, Reino Unido)

Dirige Danny Boyle – Guión de Richard Curtis

Con Himesh Patel, Lily James y Kate McKinnon

Géneros: Fantasía, Comedia romántica, Musical 

Duración: 116´ - Calificación: Muy Buena

 

Por Ernesto Edwards

Filósofo y periodista

@FILOROCKER

Escrito por: Ernesto Edwards

Comentarios

Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de sus autores.
Norte Bonaerense se reserva el derecho de administrarlos.

Publicado en